Actualizado hace: 5 horas 43 minutos
Europeos y latinoamericanos se reencuentran

Bogotá.- Dos años después de la Cumbre de Viena, la Unión Europea se reencontrará la semana próxima en Lima con una América Latina con más gobiernos de izquierda y surcada por una corriente nacionalizadora de empresas en algunos países. La mayoría de analistas y políticos consultados por Efe opina, sin embargo, que este nuevo contexto no influirá en la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, que se celebrará los días 16 y 17 de mayo en la capital peruana, ni en el proceso en busca de un acuerdo de asociación entre ambos bloques.

Jueves 08 Mayo 2008 | 09:16

"No creo que las relaciones cambien, lo que está cambiando más, lo que ha impactado la negociación entre la Unión Europea, es la situación de la Comunidad Andina y la mejor demostración de eso es que la relación con el sistema centroamericano sigue, más allá de la presencia de Nicaragua", dijo a Efe José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos. A Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Chile, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Uruguay y Venezuela, todos ellos con presidentes englobados en el amplio término de "izquierda", se sumará en agosto Paraguay, donde un ex obispo, Fernando Lugo, desbancó en las urnas al Partido Colorado después de 60 años de hegemonía en ese país. El "núcleo duro" de la izquierda latinoamericana lo componen los Gobiernos de Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador. Estos dos últimos constituyen la mitad de los miembros de la Comunidad Andina, de la que también forman parte Colombia y Perú, ambos con gobiernos "moderados", de ahí las diferencias comentadas por Insulza. En Europa, por el contrario, predominan ahora los gobiernos sustentados por fuerzas conservadoras o liberales, pero, sin embargo, a pocos politólogos les asusta el hecho de que los relojes políticos de ambas regiones "no estén sincronizados". "Es normal cuando se vive el funcionamiento de la democracia. No tiene por qué influir en el objetivo de llenar de contenido la asociación birregional" a la que se procura llegar con estas reuniones, dijo a Efe un alto funcionario del Consejo de la UE. Los acuerdos de asociación que la UE está negociando con el Mercosur, la Comunidad Andina y Centroamérica no sólo abarcan el libre comercio y las inversiones, también el diálogo político y la cooperación para el desarrollo. Respecto a las medidas nacionalizadoras que se están dando en algunos países, especialmente Venezuela y Bolivia, que afectan a capitales europeas y también latinoamericanas, el funcionario de la UE señaló que al igual que en la cumbre de 2006 se buscará incluir en la declaración final una mención a la necesidad de respetar las inversiones y garantizar la seguridad jurídica. Según esta fuente, que no quiso ser identificada, no habrá "ruido" con motivo de las nacionalizaciones en las sesiones de la cumbre, opinión que comparte el analista político venezolano Luis Vicente León. "Será más una discusión cara a cara que un tema que se ponga sobre la mesa, porque a nadie le conviene establecer eso como un tema de discusión en la cumbre", sostuvo León. Al sociólogo dominicano Ramón Tejada Holguín tampoco le asusta el giro a la izquierda. Incluso cree que "podría favorecer una mejor relación con la UE" como alternativa al tradicional enfrentamiento con Estados Unidos. La mayoría de los analistas consultados por Efe considera una simplificación meter en el mismo saco a todos los gobiernos de izquierda de la región y sólo ve posibilidad de problemas con los más radicales, como el de Hugo Chávez, en Venezuela. Además, como dice Luis Vicente León, director de Datanálisis, las relaciones entre Europa y América Latina no se plantean "únicamente desde la óptica política". "América Latina está en pleno crecimiento, tanto su demanda como su consumo, y Europa tiene una gran oportunidad en ese sentido", subrayó. "Los europeos quieren gobiernos estables, democráticamente ungidos a través de las urnas, gobiernos que combatan al narcotráfico, a la corrupción, sean del signo que sean", opinó, por su parte, el analista político paraguayo Hugo Saguier Guanes. Según Enrique Lacs, experto en negociaciones internacionales de Guatemala, a la UE, más que la tendencia política de su contraparte, "lo que le interesa es el respeto a los derechos humanos y la lucha contra la pobreza". El diputado uruguayo Roberto Conde, vicepresidente del Parlamento del Mercosur, afirma que los países de la región "deben tomar conciencia que las relaciones con la UE son un tema estratégico". Conde opina que en América del Sur "no se ha logrado un internacionalismo progresista, a pesar de la llegada al gobierno de varios partidos de izquierda o progresistas". Para el economista panameño Alexis Soto, las condiciones que inciden en el descontento social en América Latina y que han aupado al Gobierno a dirigentes izquierdistas pueden hallar una mejor respuesta en "la experiencia de gobiernos socialistas europeos". De acuerdo con este analista, "se necesita una alternativa que evite la entronización del radicalismo y esa alternativa podría verse enriquecida por un acercamiento a Europa, a la Europa social". El politólogo costarricense Claudio Alpizar, ve en la Cumbre de Lima una oportunidad para que "Latinoamérica retome, en medio de estos aires de cambio político, su actuar conjunto". Sin embargo, la diversidad política y los conflictos existentes entre algunos países de América Latina hacen por ahora difícil que la región hable "con una sola voz", como pidió al Mercosur en 1994 el entonces presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors. Quizás por ello, frente a los partidarios de la negociación con la UE en bloques subregionales, como se está haciendo hasta ahora, está surgiendo a uno y otro lado del Atlántico una corriente en favor de los acuerdos individuales como los ya suscritos por los europeos con Chile y México. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala