Actualizado hace: 8 minutos
Libertad Regalado Espinoza
Ser madre

A propósito del “Día de la Madre”, sería conveniente hacernos varias preguntas y reflexiones: Quién se inventó esta festividad?. Dice la historia que los orígenes están vinculados con las celebraciones de los antiguos griegos y romanos, destinadas a rendir culto a Rhea madre de los dioses.

Jueves 08 Mayo 2008 | 22:45

En los albores del cristianismo, se modificaron estos ritos, al iniciar el culto a la Virgen María. Muchos siglos después en Inglaterra, se destinó un día para la celebración de la Virgen María, denominado “Domingo de las Madres”. Desde 1872 Julia Ward Howe, realizó encuentros destinados a conmemorar el Día de la Madre, en 1905 Ana Jarvis, inició una campaña para promover la celebración del Día de la Madre, logrando que el Congreso de Estados Unidos de 1914, aprobara el segundo domingo de mayo como la fecha destinada a festejar a las madres. Años más tarde, Ana se involucró en una difícil tarea, lograr revocar esta fecha, que se había transformado en un mercantilismo que la alejó de la carga espiritual con la que fue concebida. Ningún político, ni las mismas familias prestaron atención a sus reclamos y murió arrepentida de haber impulsado esta celebración. Estoy segura que su alma se entristecerá cada vez que está cercana la fecha. Si nosotros nos aturdimos con tantas propagandas y promociones por el Día de la Madre (no sé si madre tarjeta, chequera, billete, etc), Las oportunidades de pagar “las líneas” que hacen de la cocina, el comedor, sala, el mejor lugar para la madre se extienden hasta 24 meses, de suerte tal que quedas comprometido dos años en el regalito y así pasas a formar parte de esa cadena interminable de tarjeta habientes que nunca terminan de pagar. ¿Se han preguntado qué le gustaría a la madre para ese día o para todos los días? Le han dicho qué piensa de esta celebración o cómo le gustaría festejarla? Estoy segura que ellas simplemente les dirían sentir tu amor, saber que soy necesaria en tu vida, que aún puedo pasar mi mano sobre tu cabeza, que acunarte en mis brazos, tenerte aunque sea unas horas junto a mí y no sólo ese minuto en que entras por la puerta cargado de regalos, me das un beso, exiges a tus hijos o mujer o marido que hagan lo mismo y con una media vuelta te vas dejándome con unos paquetes que pasan a ser parte de ese montón de cosas que no me pongo, que nunca las puedo lucir, y con un dolor inmenso en el alma comprobar que cuando crecen y eligen tener sus propios hogares, los perdemos. Ser madre, no es un minuto o un día, lo somos para toda una vida, y estoy segura que después de muertas los problemas de nuestros hijos nos traen de nuevo a la tierra para brindarles el consuelo que necesitan. Ser madre es amar sin esperar ser festejadas el Día de la Madre. "Ser madre no es un minuto o un día, lo somos para toda una vida"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala