Actualizado hace: 3 horas 53 minutos
Jaime Ugalde Moreira
Pícaro triunfador

“Nos hemos acostumbrado a las soluciones fáciles y admiramos a los ventajistas, es decir, a los vivos, a aquellos que sacan provecho de cualquier situación favorable, por más inmoral que fuera. Los admiramos en lugar de repudiarlos.

Miércoles 07 Mayo 2008 | 23:08

Nuestra cultura aplaude al pícaro, al que se lo tilda de inteligente y hasta sabio, en detrimento de aquellos que viven de sus méritos y su esfuerzo personal. Tenemos ese atavismo luego de haber visto triunfar durante tanto tiempo a los acomodados, a los obsecuentes y a los sinvergüenzas". Estas reflexiones pertenecen a Juan Carlos María Wasmosy Monti, ex presidente de Paraguay desde 1993 hasta 1998. El gobierno del ex mandatario fue duramente cuestionado en su país y su trayectoria empresarial no está alejada de las controversias propias de quienes estuvieron ligados al partido Colorado en esa nación, pero la frase, sin duda, es contundente, más allá de quien la pronunció. “No importa que robe, lo importante es que la obra se haga”, escuchamos con frecuencia en conversaciones locales que hacen referencia a funcionarios públicos. “Ha robado, pero es buena gente, comparte y siempre ayuda al que necesita”, también se dice. Incluso, se oye: “sí es bruto, estuvo en tal lugar y no hizo plata…” En Ecuador se convive y se tolera la cultura del pícaro triunfador. Si alguien posee dinero, aunque sea mal logrado, casi siempre alcanza espacio social, influencia jurídica, política, gremial y cultural. ¡Es terrible! De alguna forma todos tenemos responsabilidad en el problema. Desde la forma como históricamente hemos votado. Muchas veces hemos confiado en ellos. Pero además: ¿Quién no ha irrespetado una fila, un semáforo, incumplido un horario? Esas también son formas de descomposición. A Ecuador le falta un compromiso social colectivo de combate a la corrupción. Por eso, no hay que dejar pasar desapercibidas las denuncias de enriquecimiento ilícito que hizo la Secretaria Anticorrupción ante la Fiscalía General contra funcionarios de Petrocomercial y Petroindustrial. Según los datos difundidos hay personas que poseen cuentas con millones de dólares, que no tienen relación con sus ingresos de servidores públicos. Es de esperar que las denuncias no sean persecuciones, o el resultado de riñas entre grupos de las filiales de Petroecuador. Aspiro, personalmente, que tampoco sean las únicas denuncias, que se continúe con las investigaciones y acciones legales. Con seguridad hay actos similares en aduanas, empresas eléctricas y otras dependencias. Estos hechos se deben investigar más allá de si se cometieron en el pasado o en la actual administración. Pero sobre todo, lo denunciado, no debe pasar a la larga lista de escándalos que al final no tienen castigos. La historia nacional registra muchos ejemplos de este tipo. Se necesita contundencia. Es evidente que con hechos aislados no se solucionará nada. "La corrupción es una amenaza a la democracia y la civilización"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala