Actualizado hace: 7 horas 24 minutos
consultorio legal
¿Cuáles son los abogados de libre ejercicio?
ATENCIÓN El servicio que brinda un abogado en libre ejercicio de su profesión es ilimitado en relación al de los abogados de ejercicio público o privado

Según Beatriz Barrezueta, abogada en libre ejercicio, de manera general, un abogado es el encargado de defender los intereses de una de las partes en litigio. Los profesionales del derecho en libre ejercicio, son aquellos que trabajan de manera independiente a una institución pública atendiendo todas las instancias, y que entre cosas también pueden convocar y examinar testigos, obligar a declarar a quienes tienen conocimiento de los hechos, exigir la realización de reuniones con las partes para discutir, proponer arreglos, suspender procesos, pactar, etc. Pueden además reunirse con el juez para analizar aspectos tanto adjetivos como sustantivos de la contienda y buscar soluciones y de no ser posible puntualizar con estrictez la presencia de los contendientes.

Martes 06 Mayo 2008 | 17:30

¿Qué diferencia a un abogado de libre ejercicio? En la realidad, el ejercicio de la profesión es en todo momento y obliga al abogado a escuchar el problema que se plantea; y, a plantear preguntas como ¿Quién me consulta? ¿Qué pretensión tiene? ¿A quién causará perjuicio con mi asesoramiento? ¿Dónde está la equidad?. Luego vendrá la aplicación legal, como segundo paso. En el caso del abogado empleado público o empleado privado, aún siguiendo el camino antes trazado, no puede dar paso al análisis en su conciencia ni formar la convicción de la justicia; porque más bien, debe obedecer la línea de conducta o mandato de la política de gobierno o de la voluntad de quien tenga que obedecer, menciona la profesional; acotando que un buen abogado siempre debe comprometerse de manera activa con sus clientes en proveer una asesoría integral utilizando procedimientos ágiles y un servicio de primera calidad. RECOMENDACIONES DEL EXPERTO Una de las virtudes que más hay que cultivar luego de la gratitud, es la tolerancia, esto es respetar el criterio ajeno. Para los abogados en el libre ejercicio profesional, la intolerancia puede conducir a extremos de violencia, puede producir intimidación, a los colegas profesionales del derecho, no debemos olvidar que se paga alto costo por la intolerancia, desde luego que esta virtud también tiene sus límites, la necesidad de la tolerancia está incluida dentro de la obligación de administrar justicia. Beatriz Barrezueta ABOGADA
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala