Actualizado hace: 1 hora 37 minutos
Lenin Delgado Rodríguez
Palabras, palabras, palabras

El título de este artículo me recuerda a una canción de la famosa estrella de la música romántica, Silvana Di Lorenzo, en la década del 60-70, ya que el tema que vamos a tratar ha quedado sólo en palabras desde los diversos gobiernos que han transcurrido desde Jaime Roldós a la fecha. Se trata nada menos que del control de la natalidad en el país.

Lunes 05 Mayo 2008 | 18:39

Por mucho que crezca la economía de un país, si no se controla la natalidad, el aumento desordenado de la población anula la bonanza económica, es el decir de los más connotados economistas de nuestro planeta. En Ecuador, por el machismo mal entendido hay individuos que poseen dos o tres compromisos, y en cada de una de estas “sucursales” pasan de tres vástagos. LA OIT (Organización Internacional de Trabajo) determina como parámetros básicos de la existencia decorosa de toda la familia lo siguiente: salud, alimentación, educación, vivienda, vestimenta y diversión, esparcimiento o recreación. El salario básico de la gran mayoría de la clase media hacia abajo no cubre ni siquiera la canasta familiar. El déficit habitacional del país tiene índices muy elevados, la educación carece de infraestructura: edificios, maestros, material didáctico, etc. En la salud un gran porcentaje de nuestra niñez padece de desnutrición, raquitismo, parasitosis, etc. Y en la población de la Sierra padecen aún de cretinismo, porque no consumen sal yodada. Son nuestros deseos que el gobierno, que tanto ha prometido, tome a cargo este tema que no es coyuntural, sino de orden estructural a un Estado que quiere llamarse “nuevo país” y que desea ardientemente que la miseria “ya no sea de todos “.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala