Actualizado hace: 36 minutos
Chaitén se convierte en pueblo fantasma

Santiago de Chile.- La localidad chilena de Chaitén se convirtió en un "pueblo fantasma", tras la evacuación de sus 4.000 habitantes por la erupción del volcán del mismo nombre, y la atención se centra ahora en Futaleufú, muy afectada por una incesante lluvia de ceniza. Hasta la zona, a 1.220 kilómetros al sur de Santiago, se trasladó este domingo la presidenta Michella Bachelet, quien junto a autoridades locales, algunos ministros y la dirección de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) estudiaron un plan de emergencia para coordinar la ayuda y dar respuesta a las zonas más necesitadas.

Domingo 04 Mayo 2008 | 15:41

En Puerto Montt, durante una rueda de prensa, la gobernante felicitó a la gente de Chaitén por la organización a la hora de evacuar los casi 4.000 habitantes de la ciudad en menos de 24 horas y pidió un aplauso para ellos. "En Chaitén hicieron un excelente trabajo de registro para sacar a las personas. También quiero decir algo que me emociona conocer, que la gente se organizó, respetó los turnos, de verdad la gente de Chaitén merece un aplauso", dijo. En las próximas horas y si las condiciones climáticas lo permiten, la mandataria intentará sobrevolar el volcán Chaitén, cuya actividad podría durar una semana o meses, según los vulcanólogos. Bachelet también planea visitar el desalojado pueblo y la localidad de Futaleufú, que en algunos lugares tiene una capa de ceniza de hasta 30 centímetros, con serios riesgos para la salud de las personas y los animales. La preocupación de las autoridades se ha enfocado ahora en Futaleufú, a 70 kilómetros del volcán y en la frontera con Argentina, a cuyas ciudades de Trevelin y Esquel han huido 600 de los 1.862 habitantes del poblado. "Los informes que tenemos es que la zona de Palena también ha sido afectada por cenizas y aparentemente hasta este momento, además de Chaitén, el pueblo más afectado sería Futaleufú", comentó la presidenta. Asimismo, descartó por ahora una eventual reubicación de la comuna de Chaitén, a sólo 10 kilómetros del volcán, de 960 metros de altura. "Como Gobierno tenemos que ir en apoyo de los evacuados, esas son decisiones que no es el momento de tomar, sino garantizar la vida y ojalá la mayor normalidad posible de todas las familias de Chaitén y de Futaleufú", indicó. En esta última localidad, que ha sido afectada por una incesante lluvia de cenizas fina que la oscurece varias veces al día, la situación se ha agravado por la falta de agua y alimentos y sus autoridades están organizando la evacuación de algunos de sus moradores. Hasta el lugar se trasladó el ministro de Defensa, José Goñi, quien aseguró que se están haciendo los trabajos necesarios para asegurar el abastecimiento de combustible, medicamentos, alimentos y agua. La mandataria también visitó en Puerto Montt los albergues donde se hospedan gran parte de los evacuados de Chaitén, que no saben cuándo volverán a sus hogares. Uno de estos desalojados, una anciana de 92 años, identificada en forma preliminar como Aurelia Monje, se convirtió en la primera víctima de la erupción, al fallecer de un paro cardiorrespiratorio durante el traslado desde Chaitén a Puerto Montt junto a otras 200 personas. La incertidumbre sobre la evolución eruptiva del volcán en las próximas horas y días acrecienta la angustia de los más de 4.000 habitantes de la localidad evacuados a otros sitios, y que dejaron atrás un pueblo casi vacío, donde incluso la cárcel y el hospital cerraron sus puertas. "Dejamos todas las cosas abandonadas. Allá no queda nadie, sólo los militares y los Carabineros", contó Natalia Cáceres. Unos 300 efectivos de la Armada, el Ejército, la Fuerza Aérea y Carabineros patrullan día y noche para evitar saqueos y empadronar al centenar de residentes que se niegan a abandonar el pueblo. Los expertos, por su parte, reiteran que lamentablemente "es difícil" saber el comportamiento del volcán, sobre el que no hay registros de erupción, y sigue siendo un misterio. Por lo mismo, el Servicio Nacional de Geología y Minas ha instalado cinco sismógrafos en las cercanías del macizo. En tanto, Goñi indicó que la Fuerza Aérea mantendrá un puente aéreo en la zona y que el buque médico "Cirujano Videla" se quedará mientras sea necesario. Según el geólogo Luis Lara, una erupción volcánica es un fenómeno variable y que la del Chaitén podría durar semanas e incluso meses. El experto explicó que el ritmo de la columna eruptiva cesó levemente, pero que continúa precipitando ceniza. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala