Actualizado hace: 1 hora 9 minutos
EDITORIAL
Traición a la Patria

Cuando el asambleísta Gilmar Gutiérrez anunció su viaje a Colombia y a los Estados Unidos para investigar y tratar de lograr pruebas sobre una posible colaboración del gobierno ecuatoriano con las guerrillas de las FARC, vientos huracanados salieron desde Carondelet contra la decisión, que fue calificada como atentatoria contra la seguridad nacional.

Domingo 04 Mayo 2008 | 21:32

En Ciudad Alfaro el malestar fue inmediatamente secundado por parlantes oficialistas, que aumentaron el volumen y elevaron el malestar inicial hasta el nivel de amenazas de juzgamiento a Gutiérrez y su acompañante - el también asambleísta del partido Sociedad Patriótica, Fausto Lupera, - por traición a la Patria. Pero luego del regreso de éstos no hubo el incendio. Gutiérrez declaró que no lograron encontrar lo que buscaban. Esto, al parecer, bajaba las tensiones. A ello se sumó la conclusión a la que llegó un grupo de estudiosos extranjeros, que por cuenta y voluntad propia realizó una investigación sobre la cooperación del gobierno del presidente Rafael Correa con los guerrillas que dirige el Tiro Fijo de Manuel Marulanda, absolviéndolo de culpa. Sin embargo, como terrón de sal luego de granos de azúcar, llega el pronunciamiento del actual zar antiterrorista estadounidense, Dell L. Dailey, quien vuelve a agitar las aguas revolucionarias al asegurar que el ecuatoriano socialismo del siglo XXI está emparentado con las FARC. Y volvió la mula al trillo. Al parecer, ésta será la postura del gobierno en adelante: nadar entre acusaciones y desmentidos por largo rato, hasta que la verdad verdadera se imponga por la fuerza de la realidad absoluta. Más, inquieta y preocupa lo que pareciera contradicción del presidente Correa, quien en la memorable reunión del Grupo de Río, en República Dominicana, luego que el presidente Álvaro Uribe le ofreciera entregar el contenido de las famosas computadoras de propiedad de "Raúl Reyes" - llegadas a sus manos mediante flagrante violación realizada por sus tropas a territorio ecuatoriano - para que la estudie el gobierno ecuatoriano, Correa respondiera públicamente, a América y el mundo, que la trasladaría a la oposición para que la analice, como diciendo; ¡estoy libre de todo pecado! Entonces, surge la lógica pregunta, ¿por qué el escándalo por el viaje de los sociedadpatrióticos, interesados en averiguar lo que el mismísimo presidente se comprometió a facilitar? Debe haber una respuesta que no nos es muy fácil entender, porque lo que aparece, de alguna forma, es una incongruencia, de aquellas que los trece millones y más de ecuatorianos queremos que desaparezcan para empezar a sentir que el país, con responsabilidad social, está empezando a arrumbar por el real camino del cambio y de la búsqueda de mejores días para que la patria ya sea de todos. Childerico Cevallos Caicedo | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala