Actualizado hace: 6 minutos
Lenin Manuel Moreira Moreira
Edificio para la Educación

L a educación es la piedra angular para edificar el desarrollo de los pueblos, de la sociedad, de los estados. La grandeza de un país se mide por el grado de nivel educativo alcanzado por sus habitantes, y será –siempre- el factor que mida su éxito o estancamiento.

Viernes 02 Mayo 2008 | 17:31

En lo que atañe a Ecuador, y especialmente Manabí, el período escolar se difirió en su arranque no por necesidad pedagógica –anteriormente se iniciaba el 2 de mayo y culminaba el 15 de enero –sino porque los locales escolares sufrieron deterioros en sus estructuras físicas, mobiliarios, baños y difícil acceso a los mismos por estar anegados sus patios y cubiertos de malezas muchos. Es decir, que en esas condiciones, de suyo, antipedagógicas y de insalubridad, no había las garantías para el mejor desenvolvimiento de profesores y alumnos en el proceso de aprendizaje. Lo singular –o paradójico- del caso es que esa acertada decisión –porque fue conveniente- fue emitida, obedeciendo una disposición de la ministra de Educación encargada, por la dirección de Educación de Manabí que ocupa un edificio que no es funcional para desarrollar la razón social de este organismo por varias razones. No caben todas las oficinas y departamentos –divisiones las bautizaron desde el nivel central- y consecuentemente sus empleados, la estrechez es evidente y se manifiesta en la aglomeración de los usuarios en determinadas horas, el riesgo está latente ante la imponderable e inexorable inminencia de un evento natural o antrópico en un escenario físico que puede predisponer un desastre. La adquisición –compra- de ese edificio hace algunos años, luego de alternar la dirección de Educación, desde su inicial creación, como inquilina en varios locales de la capital manabita –indudablemente antifuncionales como el actual- provocó criterios en pro y contra, soslayando un proyecto de construcción, con maqueta incluida –en la administración del doctor Jaime Rodríguez Castillo. Desde luego alguien se benefició, pero jamás los empleados y por extensión los funcionarios y profesores, perpetuos usuarios del requerimiento administrativo. Lejos de desentrañar y observar el proceso de compra y venta del edificio referido –el suscrito era, es, partidario de la construcción- la educación manabita no sólo precisa tecnificarse e impulsar la auténtica profesionalización de forma y de fondo del docente, sino ambientarse del decoro y la prestancia de tener un verdadero edificio funcional y sismo resistente acorde con el ornato que exige Portoviejo. Se debe emprender –o reemprender- en una agresiva campaña del magisterio manabita en general, de sus gremios y de sus representantes políticos para comprometer al más alto nivel gubernamental de este justo requerimiento del magisterio y sociedad manabita. "Actual local es inconveniente y peligroso"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala