Actualizado hace: 41 minutos
Edwin Delgado Armijos
Ingrid Betancourt

INgrid Betancourt, política franco colombiana, fue secuestrada por las FARC el 23 de febrero del 2002, los más de 6 años de cautiverio la han convertido en un símbolo del secuestro en Colombia. Su imagen es conocida en todo el mundo, las agencias de noticias han hecho trascender el estado calamitoso en el que se encuentra, por lo deteriorada de su salud.

Viernes 02 Mayo 2008 | 17:31

Ha sido declarada ciudadana honoraria de varias ciudades del mundo, entre las que se incluye Roma y París, en esta última su fotografía se encuentra en el ayuntamiento y no será retirada hasta cuando Ingrid Betancourt sea liberada. Hija de un ex ministro de Educación ya fallecido y de la ex reina de belleza Yolanda Pulecio, quien ha sido una de las más grandes defensoras para que se dé el canje humanitario, oponiéndose al rescate a sangre y fuego propuesto por el presidente Álvaro Uribe. Sin embargo, Ingrid Betancourt es mucho más que un rehén a quien liberar. Las elecciones presidenciales en el país vecino del norte se llevarán a efecto en el 2010, si la liberación de Ingrid Betancourt se diera antes tendría tiempo de sobra no sólo para recuperarse físicamente, también para preparar su andamiaje como presidenciable y la más firme candidata a suceder al actual mandatario colombiano. Al venir de un prolongado secuestro, una campaña bien llevada la pondría sin ningún contratiempo en el Palacio de Nariño, algo que no conviene a los intereses de la principal potencia del mundo, Estados Unidos, ya que Colombia es el país más neoliberal de la región, constituido a la vez en su mayor aliado, no sólo en la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico. Sólo la posible candidatura de la señora Betancourt vendría a poner en apuros a la mayor economía mundial, si a esto le sumamos la corriente que viene tomando fuerza en la América hispana que simpatiza con el socialismo del siglo XXI (las elecciones paraguayas lo confirman), el poder de los norteamericanos empieza por debilitarse, lo cual no es nada provechoso para sus intereses. Al identificarse como de izquierda tendría como principal aliado al omnisapiente y ubicuo presidente de Venezuela, razón de más para sentirse preocupados, por cuanto Chávez es percibido como amenaza para la paz regional y mundial. A lo que se suma que los Estados Unidos pasan por una recesión. Al vivir en un mundo donde la economía le ha ganado al humanismo, al menor índice de inestabilidad (caída del dólar, atentado a oleoductos) tienden a subir el precio del barril de petróleo, las bolsas de valores experimentan drásticas caídas y terminan cerrando a la baja. El convulsionado país hermano ha visto en más de 40 años derramar sangre de cientos de ciudadanos; en décadas de conflicto la población ha sido sacudida por coches bombas, ataques a civiles, lo que ha motivado la salida de colombianos que se vieron desplazados como consecuencia de hostilidad. La narcoguerilla ha dado paso a la narcopolítica. Por lo tanto, la mayor aspiración de millones de colombianos es la paz, la misma que sería la bandera de lucha de la señora Betancourt, por haber sido ella quien sufrió en carne propia tan truculenta situación. "Ha sido declarada ciudadana honoraria de varias ciudades del mundo"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala