Actualizado hace: 22 minutos
PORTOVIEJO
trabajar con alegría
venta Indaura Pico atiende en el bar de la escuela Tiburcio Macías de Portoviejo

Trabajan todos los días de la semana y en dos actividades diferentes, no ganan mucho pero se divierten con sus labores, al contrario de muchos que viven amargados por la labor o por la paga: son Indaura Pico y Andrés Moreira.

Jueves 01 Mayo 2008 | 17:10

09h45, toca el timbre para el recreo. Los alumnos bajan al patio con prisa. “Un corviche y una cola, un sánduche, un jugo, una tortita de plátano”, es lo que más se escucha pedir en el bar de la escuela fiscal Tiburcio Macías, de Portoviejo. Los pequeños son atendidos por Indaura Pico, una madre de familia de 34 años, quien tiene a su cargo el bar de este centro. Le ayudan tres mujeres más a quienes les da una comisión por este trabajo. Indaura, quien tiene dos hijos, se muestra satisfecha con su labor y menciona que lo primordial, en este caso, es la paciencia que debe brindarle a los cientos de niños que se acercan al bar, sin olvidar, la honestidad. “Como son pequeños a veces se acercan al bar con mucho dinero y olvidan el suelto, nosotros lo que hacemos es llamarlo y devolverles lo que sobra”. Su esposo es pintor y juntos aportan al sustento diario del hogar, sin embargo, a veces no alcanza. Por esto Indaura además del bar, tiene un puesto de comida en el parque El Cayambe, donde vende platos típicos los días domingos. Feliz El caso de Andrés Moreira, de 50 años, es similar. Su trabajo, como vendedor de agua a domicilio, no es un problema para él. Día a día anda por las calles de Portoviejo con su moto y su remolque en el que lleva las botellas de agua. Este ejemplo al igual que el anterior, juegan a la suerte todos los días, pues habrá días en los que la venta será buena, pero en otras ocasiones será mala. “A diario se venden de 60 a 90 botellas, pero no es algo seguro. A veces es bueno y a veces es malo”. Además de la venta de agua, Andrés pertenece al trío Memorial, con el que da serenatas durante las noches. Es padre de familia de tres hijos quienes ya formaron sus hogares independientes. La historia de Indaura y Andrés es similar a la de muchas personas a quienes las actividades diarias no los agobian, pues más bien los llena de fuerza e impulso para seguir adelante.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala