Actualizado hace: 2 horas 15 minutos
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec
Dificultades del periodista

El periodismo constituye el nexo entre la ciudadanía y los administradores de la cosa pública y privada.

Domingo 27 Abril 2008 | 20:39

Es la comunión entre mandantes y mandados, porque la difusión de lo que cada quien hace les permite conocer más y poder llegar a entender y resolver las necesidades populares a los primeros, y comprender las falencias que impiden a un funcionario cumplir con sus deberes y lograr sus objetivos, a los segundos. Por lo tanto, gobernantes y gobernados, de organizaciones públicas y privadas, nacionales, provinciales o cantonales, laicas, religiosas, militares, policiales, paramilitares, deben guardarse en respeto y prestarse las facilidades que cada uno requiere para el cumplimiento de sus obligaciones, dirigidas a lograr el objetivo común que es el desarrollo social, el progreso de la colectividad. Sin embargo la realidad discrepa con las buenas intenciones, puesto que en la práctica asoman situaciones de fricción entre los comunicadores y ciertas fuentes informativas que aun se niegan, por costumbre, mal formación o conveniencia, a entender que no hay mejor manera de avanzar que comunicándose, especialmente a través de ese derecho público llamado información. En Manabí, en el desempeño diario de sus labores los periodistas encuentran dificultades para lograr una directa y ágil respuesta en varias instituciones y en ciertos funcionarios. La oficina regional de la Contraloría es un ejemplo claro de lo que no se debe hacer. Actualmente su delegado está prohibido de dar declaraciones a la prensa por disposición del Contralor general, aislándolo informativamente. La gobernación, de acuerdo a los reporteros, se está cerrando a la información. En el hospital provincial también hay cierta resistencia a los periodistas, al igual que en la granja penitenciaria en El Rodeo, en la Superintendencia de Bancos, y qué decir de los bancos privados, que en la mayoría son cerrados a las declaraciones arguyendo que solamente la oficina principal es la autorizada a dar declaraciones; y ésta generalmente está en otras provincias. En Autoridad Portuaria de Manta, cuando no está la presidenta se hace selección de los medios para dar la información. Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional está entendiendo un poco más la importancia de la comunicación, incluso ésta última, en alguna oportunidad organizó un curso para reporteros a objeto de que se conozca y entienda sus responsabilidades para con la sociedad. Las instituciones y entidades, especialmente las públicas, de acuerdo a la ley de libre acceso a la información, deben contar con una página web para que cualquier persona, natural o jurídica, se entere de lo que hace. Pero esto se cumple muy poco. Sabemos de las reservas que deben existir en ciertas informaciones, pero qué mejor que el diálogo para fijarlas; porque con la comunicación se busca la transparencia y la pulcritud que el país requiere para fortalecerse.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala