Actualizado hace: 26 minutos
Aprovechan la "crisis del arroz"

Manila.- La "crisis del arroz", producto de la presunta escasez de la producción en comparación a la demanda, ha llevado a algunos países, como Filipinas, a recurrir al grano modificado genéticamente para cubrir la cesta diaria. La propia presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, aseguró hoy a la población que, pese a lo que dicen organizaciones como Greenpeace, el arroz que han comprado a Estados Unidos y que la Autoridad Alimentaria Nacional (NFA, por su sigla en inglés) provee a la red de mercados es sano para el consumo.

Viernes 25 Abril 2008 | 09:23

Las autoridades filipinas venden el kilo de grano importado de productoras de Arkansas y de Texas a 25 pesos (60 centavos de dólar o 38 céntimos de euro), entre ocho y nueve pesos más barato que el precio en los supermercados. El precio del arroz en Manila ha pasado en algo más de un mes de costar 22 pesos el kilo a pagarse esta semana a 34, lo que supone un aumento del 54,5 por ciento. Para ayudar a los más necesitados y coincidiendo con el Día de los Trabajadores, el Departamento de Bienestar Social filipino repartirá cartillas a 47.000 familias de las barriadas más pobres de la capital para que puedan comprar el alimento básico del país a 18,25 pesos el kilo. Cuando el programa gubernamental esté completado, unas 600.000 familias de Manila dispondrán de la cartilla. "Lo que no están diciendo es que el efecto de esos tipos de arroz en la gente y el medio ambiente son muy malos y causaran problemas en el futuro", alertó hoy el presidente del Movimiento de Granjeros de Filipinas (KMP, por su sigla en filipino), Rafael Mariano. "Si el Gobierno es serio en solucionar la crisis del arroz, entonces debería escuchar las voces de los agricultores que piden una reforma agraria genuina", añadió Mariano. Greenpeace también denunció esta semana las marcas Blue Ribbono Texas Long Grain y Riceland Arkansas Long Grain que se habían importado que se habían puesto a la venta en el país. Daniel Ocampo, de Greenpeace, dijo que habían examinado el grano en laboratorios de Japón y creen que "el cargamento puede formar parte de arroces genéticamente alterados de Estados Unidos que han sido objeto de escándalos desde 2006". Los llamamientos de Greenpeace, KMP y otras asociaciones tienen poco impacto en los alrededor de 24 millones de filipinos que subsisten con menos de un dólar al día y que adquieren el producto más asequible a su mermados ingresos. Y, si el Gobierno lo ofrece a 18,25 pesos el kilo, ese comerán. La última vez que Filipinas, que en la actualidad consume unas 33.000 toneladas de arroz al día, produjo suficiente grano para abastecer la demanda interna fue en 1994. Este año, a causa de la crisis y de la decisión de los grandes exportadores (Tailandia, India y Vietnam) de controlar sus ventas al exterior para garantizar el consumo interno, se ha visto obligado a buscar nuevas abastecedores. La tonelada métrica de arroz tailandés llegó esta semana a los 1.000 dólares y llevó al Ministerio de Comercio de Tailandia a reunirse con productores y comerciantes para alcanzar un acuerdo que garantice el suministro del país y puedan estabilizarse los precios. Tailandia y Vietnam, que en conjunto producen cerca del 50 por ciento del arroz que se comercializa en los mercados de todo el mundo, vendieron al exterior el año pasado 9,5 y 4,5 millones de toneladas métricas, respectivamente, del total de 28 millones destinadas a los zocos internacionales. El Banco Asiático de Desarrollo (BAD) indicó esta semana que algunos gobiernos, como los de la India y Vietnam, han exagerado su reacción ante las subidas de los precios de los alimentos al limitar sus exportaciones, porque no existen problemas de suministro. Sea real o ficticia la "crisis del arroz", el director general del BAD, Rajat Nag, aseguró que "la era de los alimentos baratos se ha terminado". EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala