Actualizado hace: 4 horas 30 minutos
La crisis de los alimentos llega a Estados Unidos

La subida global en los precios de la comida ha hecho que Estados Unidos sufra la peor inflación alimentaria en casi dos décadas y ha llevado a algunas grandes cadenas a restringir la venta de productos como el arroz. La decisión adoptada esta semana por Wal-Mart y Costco es la primera señal palpable del impacto del encarecimiento de los alimentos en este país.

Jueves 24 Abril 2008 | 18:09

Wal-Mart, que aplicará el "racionamiento" en las 593 tiendas Sam's Club, de las que es necesario ser socio, limitará la venta de bolsas de nueve kilos de arroz blanco a cuatro por cliente y día como respuesta, dijo, a las tendencias "de la oferta y la demanda". La compañía no ha explicado si el inusual paso es fruto de una escasez de los suministros o una respuesta a la creciente acumulación de arroz por parte de sus clientes, entre ellos restaurantes, en anticipación de que los precios sigan subiendo. Costco, otra cadena de venta en grandes cantidades con 534 tiendas alrededor del mundo, ha limitado la venta de bolsas de arroz a dos por cliente en algunas de sus tiendas en EE.UU. "No creo que sea un problema de escasez, sino un aumento de las compras por parte de consumidores que creen que sí la hay y temen que los precios sigan aumentando", comentó a Efe Joseph Glauber, economista jefe del Departamento de Agricultura. David Coia, portavoz de la Federación de Arroceros de Estados Unidos, señaló también que no hay problemas de abastecimiento. El Departamento de Agricultura calcula que la producción de arroz en EE.UU. alcance los 8,3 millones de toneladas este año, un nivel que se ha mantenido estable durante los últimos siete ejercicios. La producción arrocera estadounidense representa solo entre el 1,5 y el dos por ciento del total mundial, pero el país es el cuarto mayor exportador global, después de Tailandia, Vietnam e India. La mitad de la producción se ha destinado tradicionalmente a la exportación, dado que el consumo doméstico no es lo suficientemente alto, pero si la demanda interna comienza a aumentar, ese porcentaje podría reducirse y contribuir a agravar la actual crisis. Los expertos apuntan que la raíz del problema del arroz está en la creciente demanda en los países en desarrollo, así como en las pobres cosechas en algunas naciones productoras, lo que ha encarecido los precios en un 70 por ciento este año. Hoy mismo los precios del arroz en Tailandia, el principal exportador mundial, alcanzaron un récord de 1.000 dólares por tonelada, que llega tras las prohibiciones temporales sobre las exportaciones impuestas por países como India, Vietnam y Brasil. Esos y otros límites a las exportaciones de distintos productos han contribuido a distorsionar el mercado global de los alimentos. La subida en los precios del arroz, que se suma a una escalada en el costo de los alimentos básicos, un 48 por ciento más caros ahora que a finales del 2006, promete agravar la inflación alimentaria en EE.UU., que es ya la más alta desde 1990, al aumentar a un ritmo anual del cinco por ciento. Glauber, el economista del Departamento de Agricultura, confía en que las nuevas cosechas alrededor del mundo reduzcan la volatilidad y la inseguridad alimentaria que afrontan millones de personas y que han provocado protestas violentas en países como Egipto o Haití. Pese a que los contratos de futuros del arroz marcaron ayer máximos en EE.UU., los contratos sobre granos cayeron un cuatro por ciento, al nivel más bajo de los últimos cinco meses, ante las previsiones de buenas cosechas en el 2008. Las plantaciones evolucionan bien en Australia, un importante productor, gracias a las lluvias. India, por su parte, ha dicho que no tendrá que importar granos este año, gracias a las cosechas récord y las abultadas existencias. La agencia oficial china Xinhua informó recientemente que las provincias productoras de trigo de Henan y Shandong esperan también que el 2008 sea un buen año recolector.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala