Actualizado hace: 53 minutos
Rodrigo Solís
La magia existe

Los libros son uno de los mayores tesoros que tiene el hombre. Y no lo digo porque me dedique a la escritura y quiera jalar agua para mi molino. No. Lo digo porque es una verdad absoluta y comprobada a través de los tiempos. Un buen libro es como aquél mejor amigo con el que tienes la certeza de que siempre podrás contar; un amigo silencioso e introvertido que no espera nada de ti.

Jueves 24 Abril 2008 | 22:20

Sólo que te acerques a él para platicarle tus alegrías y miedos, tus sueños y temores. Él permanecerá atento y silencioso en espera de reír contigo o regalarte un cálido abrazo que te reconforte. O igual puede que esté sobreestimando a estos valiosísimos tesoros de los que hasta hace relativamente poco desconocía su verdadera valía y mi necesidad de ellos como parte esencial en mi vida, pero, ¿quién no sobreestima a un mejor amigo? Confieso que de los libros no recuerdo tanto las historias que me relatan sus páginas como los paisajes que me rodean. Sobre todo en aquellos días de incertidumbre cuando mi mamá me veía con ojos de angustia como si fuera un hombre sentenciado a muerte por las decisión poco calculada e inmadura que había tomado en mi vida al abandonarlo todo para convertirme en escritor. Advertencias que rugían furiosas acerca de un mundo que me desollaría vivo. Todas esas emociones y sentimientos los recuerdo como si fuesen ayer; hoy que emocionado y con una melancolía inmensa como el horizonte de agua silenciosa y quieta que me rodea, contemplo la última página de ese amigo que se despide para emprender nuevas aventuras lejos de mí. No puedo evitar esbozar una sonrisa, y siento el impulso de buscar más allá de la frontera del punto final que aparece delante de mis ojos. Mi amigo se marcha. Pero se marcha con la promesa de recordarme siempre. De guardar en su memoria todos los momentos difíciles y alegres que pasamos juntos. Con la promesa de regresar cada que así yo lo desee. De retornar a sus páginas cuando los años intenten extinguir las llamas del niño que se resiste a morir dentro de mi. Recordándome que la magia existe. Que vive dentro de nosotros. Amigo mío, te confieso que envidio terriblemente a las nuevas generaciones de niños que tendrán el privilegio de crecer a tu lado. Gracias por convertir a los adultos de nueva cuenta en niños, y por mostrarle a millones de hombres que un libro es el tesoro más valioso y mágico que pueden tener entre sus manos. Porque hay libros como tú que poseen magia y logran lo imposible, que en este mundo virtual y analfabeto todavía se pueda hechizar a personas para que lean 3.668 páginas en vez de embrutecerse frente al televisor viendo telenovelas o jugando videojuegos, o dándole la fuerza suficiente a un joven para creer que podía ser un escritor cuando estaba a punto de renunciar a su sueño. Gracias Harry Potter, nunca te olvidaré. "Un libro es el tesoro más valioso y mágico en nuestras manos"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala