Actualizado hace: 7 horas
TURISMO
Termina un feriado tranquilo

Periodistas y policías tienen que sacrificar sus horas de descanso o dejar de lado sus actividades personales, cuando el presidente Rafael Correa decide viajar a Manta a reunirse con los asambleístas de mayoría.

Jueves 24 Abril 2008 | 18:42

Hoy es un día de esos. Esta noche, el mandatario llegará a Manta y volverá a dialogar con sus coidearios de la Asamblea. Es frecuente que Correa se reúna después de las 21h00, para terminar la reunión en la madrugada. El escenario escogido suele ser el auditorio del Centro de Postgrado de la Universidad Eloy Alfaro de Manabí. En este lugar se han dado cuatro sesiones. Una fue todo un domingo y las otras entre la noche y la madrugada. Antes las hacía en Autoridad Portuaria. Sin descanso El guardián de turno del edificio universitario no tiene descanso cuando esto ocurre. Debe abrir y cerrar la puerta corrediza de metal. También cuida que ningún periodista se filtre. El primer lugar de custodia policial es el aeropuerto Eloy Alfaro y sus accesos. La seguridad se extiende por todo el trayecto que recorre el carro presidencial, desde el aeropuerto hasta el Centro de Postgrado. Horas antes, el recinto es inspeccionado. Primero llega la policía; luego los periodistas, camarógrafos y fotógrafos. Estos últimos forman su cerco a la espera de asambleístas y principalmente del presidente Correa, que a su llegada sólo muestra su sonrisa, mientras su vehículo ingresa a gran velocidad. Al arribo del presidente de la Asamblea, Alberto Acosta, hay un mayor despliegue de seguridad. Siempre llega antes que Correa. Los periodistas pugnan por una entrevista. María Paula Romo, Aminta Buenaño, Fernando Cordero y César Rodríguez son los más solicitados y los que menos contacto quieren. El Vitara rojo de Jorge Escala genera expectativa. Es el asambleísta más asequible, al igual que Abel Ávila y Lenin Hurtado.Irina Cabezas, Mauro Andino y Valerio Estacio se muestran abiertos al diálogo, mientras que Betty Amores, Pilar Núñez y Gustavo Darquea hacen lo posible para no ser entrevistados. La seguridad trata de cumplir a cabalidad. En la última reunión el asambleísta Virgilio Hernández llegó atrasado. Los guardias no le permitieron el ingreso hasta que mostrara la credencial. Los reporteros comentan que esto ya no es noticia pues el presidente llega y no habla. Al final, sólo se conocen los motivos de la reunión por el personal de prensa o por algún asambleísta dispuesto a dar la información.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala