Actualizado hace: 4 horas 15 minutos
sociedad
época para vivir bien
Algunas de las señoras que integran el coro del Centro Geriátrico Renovación

Para muchos, la vejez es una etapa de la vida a la que jamás quisieran llegar, pero para otras personas, como las damas que integran el Centro de Geriatría Renovación de Portoviejo, es todo lo contrario, pues la tercera edad les ha permitido encontrar la plenitud.

Jueves 24 Abril 2008 | 17:04

Lucrecia Jaramillo de Orrega, de 74 años, ama de casa y viuda desde hace varios años, afirma que desde que ingresó como miembro de ese centro su vida cambió, “desde el tiempo que llevo aquí, he podido hacer cosas que en mi juventud no puede y que pensé que jamás haría, además la atención que nos dan aquí, en general, es muy buena”. Este centro social, creado para adultos mayores el 18 de julio del 2003, acoge a más de 100 señoras. Las jubiladas -y amas de casa- se reúnen de lunes a viernes para ser capacitadas en diferentes áreas que contribuyen a mantener la estabilidad en su salud y les permite además llevar un estilo de vida activo a pesar de la avanzada edad de algunas. “Las señoras son muy activas y predispuestas, con ellas se pueden desarrollar importantes cosas gracias a su cooperación y buenas relaciones”, sostiene Franklin Quimís, profesor de canto y encargado del coro del centro geriátrico. Tutorías Entre las clases que se reciben están las de danzaterapia los días lunes; los martes y jueves realizan gimnasia suave; pero los martes también reciben charlas de autocuidado, de salud e información. Los jueves hacen Tai chi y en las tardes de estos dos días aprenden manualidades. Los miércoles y viernes aprenden a través de las terapias de coro, técnicas de vocalización, ejercicios de respiración y coordinación y se preparan para presentaciones musicales públicas. Internamente tienen otros grupos y piensan integrar a varones con actividades independientes. Lucrecia Jaramillo Integrante del Centro geriátrico "Trato de asistir a todos los talleres que se dan, porque hacerlos me revitaliza y me mantiene el ánimo en alto. Me siento bien". Ana María de Rivera Integrante del Centro geriátrico "Doy gracias a Dios de que me dé fuerzas para poder hacer estas actividades que antes por diversas situaciones no las podía realizar". Elfa Roldán de Cantos Integrante del Centro geriátrico "Yo soy una persona sociable y a raíz de quedar viuda sentía que mi vida no podía terminar ahí; así que decidí ingresar al centro".
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala