Actualizado hace: 22 minutos
INCLUSIÓN
Entidades en rescate infantil

Alejandra (nombre protegido), a sus 17 años, sabe el significado de la palabra gratitud. Ella y otros adolescentes se había involucrado en pandillas juveniles en el barrio donde vive, Santa Clara.

Lunes 21 Abril 2008 | 14:50

Por los controles nocturnos que lleva adelante el Patronato Social del municipio de Manta, encontró un nuevo sentido como ser humano. Siente gratitud hacia las personas involucradas con el rescate de los niños y jóvenes en situación de riesgo de la ciudad. Rocío Álvarez, directora del Patronato Municipal, mencionó que desde hace 6 años esta institución realiza programas permanentes de inclusión social, dirigidos a niños y jóvenes en situación de riesgo. El presupuesto para el 2008 alcanza los 200 mil dólares. Álvarez señaló que toda persona carnetizada por la institución goza de los beneficios de atención médica, medicinas, becas estudiantiles, recreación, entre otros. La institución también cuenta con el aporte de benefactores que apadrinan a los niños y jóvenes en el afán de erradicar el trabajo en las calles y la mendicidad. La funcionaria aseguró que es evidente la disminución de la indigencia en las calles de Manta, gracias al trabajo que realizan varias fundaciones e instituciones junto con la Dirección Nacional de la Policía Especializada en Niños y Adolescentes (Dinapen) y la Policía. Varias entidades En Manta existen otras entidades cuya finalidad es proteger a niños y niñas en situación de riesgo. La fundación Shekinah, por ejemplo, ofrece albergue a niños abandonados. En la fundación Casa Solidaria los chicos que trabajan en la calle reciben becas y alimentación. La fundación Por Amor apoya a niños trabajadores y tiene una casa albergue para menores abandonados en la parroquia San Lorenzo. Los contactos y el dinero El Programa del Muchacho Trabajador (PMT) actualmente tiene 4 espacios alternativos que funcionan en los barrios Santa Clara, 9 de Octubre, Urbirríos y La Pradera. En ellos el 15 de febrero terminó el cuarto proceso formativo pedagógico que involucró a 50 niños y niñas que participaron en el periodo 2004-2007. En los espacios alternativos se atienden personas de entre 8 y 14 años de los barrios urbanos marginales, que viven en situaciones de riesgo y en quienes se aplica la propuesta formativa pedagógica. Además, en los proyectos de reinserción social los niños y niñas trabajadores reciben una beca para estudiar y participar de un proceso formativo de educación en derechos y valores. En el mercado de Tarqui, cerca de un centenar de niños en edad escolar que trabajan junto a sus padres fueron reinsertados a la educación, dijo Gonzalo Cuenca, en representación de la Asociación de Comerciantes Minoristas de Tarqui Floresmilo Mendoza. Esta ayuda se logra con el aporte del Ministerio de Trabajo, Fundación Proniño y del Innfa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala