Actualizado hace: 22 minutos
Childerico Cevallos Caicedo
La cita del martes

Las fuerzas vivas de Manabí, encabezadas por el Consejo Provincial, acudirán este martes, 22 de abril, a Ciudad Alfaro para entregar, en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente, el pronunciamiento que la provincia hace como aporte a la elaboración de la nueva Constitución de la República.

Domingo 20 Abril 2008 | 21:00

Esta colaboración a la democracia, para unos fuera de tiempo en su entrega y para otros redactada al apuro, contiene puntos vitales de las aspiraciones provinciales, centradas, básicamente, en sus deseos de establecerse como una provincia autónoma, partiendo del pronunciamiento que sus gentes hicieran el año 2000 mediante consulta popular. Lógicamente, las propuestas contenidas en el documento pasarán a ser analizadas por los asambleístas, en conjunto con aquellas que desde otras provincias del país, así como de organismos varios, también han sido remitidas a la Asamblea para su consideración, puesto que el documento final regirá para todos los ecuatorianos. Por lo tanto, como las necesidades del país son muchas - quizá más que las insatisfacciones -, los manabitas debemos esperar que, de las aspiraciones particulares, los asambleístas basen su atención en el pedido de la creación del régimen autonómico, plato fuerte de la propuesta provincial. Verdad es que existió dejadez en la convocatoria, quizá sería la causa para una precipitada redacción del documento; pero se cubre, sin embargo, un vacío que no hubiera sido posible justificar en el campo de la historia: no haber estado presente, Manabí, con su propuesta, en la construcción del Ecuador del mañana a través de la Constitución Política de la República, precisamente cuando era en su territorio, en su casa, donde se la redactaba. De su incidencia en la nueva Carta Magna, habrá qué ver; De la conveniencia en presentarla, no hay duda. ¿De la forma de hacerlo? Lo más representativa posible. Por lo tanto, la cita del martes no solamente es de compromiso sino de identidad. Y, a propósito, otra de las aspiraciones manabitas es la desconcentración o descentralización de funciones nacionales, presumiblemente necesaria para una mejor funcionalidad del Estado. Manabí pide que la función Ejecutiva tenga su sede en esta provincia. ¿Manta, Montecristi, Portoviejo? La ubicación es secundaria, puesto que desde hace rato existe, aunque en papel, el área metropolitana Eloy Alfaro, que propugna una mancomunidad de estos tres cantones para su desarrollo coordinado y sostenido. Se recuerda que, incluso, existe una ordenanza en común, cuyas obligaciones siempre han sido recordadas por uno de sus más fervientes impulsores: Alfredo Enríquez Fuentes. La simple mención de la sede del Congreso en Manabí ya ha generado inquietudes contrarias y favorables, lo que determina que de la costumbre se están desprendiendo voces partidarias a la descentralización, punto destacado de la propuesta. ¡Que es hora de la unión provincial!, se ha manifestado. ¡Paja!. Disco rayado. Se necesita es la concienciación ciudadana, la gran traidora cuando se la pone en prueba. El martes lo veremos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala