Actualizado hace: 7 horas 21 minutos
PORTOVIEJO
Asesinado dentro de un bus
Edgar Chávez Daza, de 19 años, fue victimado de cinco tiros al interior de un bus de la cooperativa "Ciudad de Calceta", la mañana de ayer

Edgar Fabián Chávez Daza (19) fue asesinado ayer, de cinco tiros al interior de un bus de la cooperativa Ciudad de Calceta, disco 03, en la vía Portoviejo-Junín, a la altura del sitio San Felipe.

Domingo 20 Abril 2008 | 18:27

Sobre este hecho de sangre se tejen dos versiones: la primera es que fue victimado por un policía que viajaba vestido de civil y la otra es que fue disparado mientras asaltaba a los pasajeros de la unidad que circulaba con dirección a Junín. Tras el confuso incidente en el bus, el chofer trasladó el cadáver hasta el sitio El Rodeo donde elementos de la Policía que hacían guardia en la garita, se encargaron de bajarlo a un costado de la vía para que sea reconocido por algún familiar. La familia Jessenia Chávez, hermana de la víctima negó que éste sea delincuente. Cree que el crimen es producto de una venganza. Dijo que sospecha de Pastor David Quiroz, quien días atrás había amenazado de muerte a Chávez. Jessenia acotó que Edgar recibió cinco impactos: dos en la cabeza, dos en el tórax y uno en la espalda. Cuenta que viajaba hasta Junín para visitar a una tía, Maritza Daza, y que según testigos en el trayecto le disparó un policía vestido de civil. “Causa indignación que a mi hermano lo quieran ver como asaltante, él se dedica al comercio ambulante y al momento de viajar no portaba ningún arma”, aseguró Jessenia. Versión policial El parte de la Policía Judicial dice que esa mañana el joven sacó un revólver y empezó con amenazas a desvalijar a los pasajeros de la unidad. Una persona que viajaba atrás y que observó el asalto sacó su revólver y disparó contra la humanidad del presunto asaltante, quien cayó en el pasillo ante los gritos y consternación de los pasajeros quienes pidieron al chofer frenara para descender del vehículo. Aunque a la víctima no le encontraron la pistola, en el parte indican que se le encontró una pañoleta amarrada al cuello y una funda pegada a la humanidad. La víctima residía en la calle 20 de Julio y callejón 4, parroquia San Pablo. Miembros de la Policía indican que la víctima registraba antecedentes y que lo apodaban “Totoa”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala