Actualizado hace: 4 horas 21 minutos
ECONOMIA
Analistas advierten riesgos de apresurada alza en los salarios
VÍVERES El incremento de precios de productos de primera necesidad ha disparado la inflación, que según el Gobierno se ubicaría al final del año en un 5 ó 6 por ciento

El presidente de la República, Rafael Correa, ha dicho que tratará de neutralizar los efectos de la inflación a través de aumentos salariales, pero no es la receta que todos aprueban. Sólo el anuncio preocupa, y más todavía a quienes no tienen una relación de dependencia.

Sábado 19 Abril 2008 | 22:21

Sonia Ganchazo Zamora dice que le aterra la idea que tiene el Presidente de aumentar los sueldos, sencillamente porque ella es una trabajadora independiente, y además no recibe ninguna clase de ayuda, que si la tienen aquellas personas que se benefician del Bono de Desarrollo Humano. La conclusión a la que llega Ganchazo Zamora es que “si en los últimos ocho años han emigrado tres millones de ecuatorianos, no se van a requerir ni dos años para doblar esa cifra, porque es preferible dejar tu país a permitir que la familia se muera de hambre”. Revisión sería una salida Sin embargo, Mesías Tatamuez, presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocu), considera que una revisión salarial, sería una salida, para que los ecuatorianos puedan acceder a los productos básicos. El dirigente refirió que ingresos de 200 dólares mensuales que percibe la mayoría de ecuatorianos, es un monto demasiado bajo en esta avalancha especulativa. No obstante, agregó que un proceso inflacionario como el actual, no puede únicamente controlarse con mayor remuneración, sino con un conjunto de medidas, entre éstas: un control drástico y rápido por parte del Gobierno, y multas. No se puede hablar de aumento Mónica Maldonado, directora ejecutiva de la Cámara Ecuatoriana de Procesadores Industriales de Atún (Ceipa), indicó que no se puede hablar de un incremento de sueldos porque para esto el gobierno debe convocar a las comisiones sectoriales, lo cual no ha ocurrido. Evitó pronunciarse sobre las repercusiones de un posible aumento de sueldos. “No se ha hablado de que esto vaya a ocurrir”, mencionó. También aseguró que la mano de obra abarca el 25 por ciento de los costos en la industria procesadora de atún y que en esta área se trabaja en función de las vedas. Durante ese tiempo, una buena parte de los obreros permanece sin ocupación o recibe vacaciones. Esta rama de la industria emplea a unas 12.000 personas en mano de obra, de las cuales el 90 por ciento son mujeres. En cuanto al incremento de precios en la materia prima (aceite y pescado), mencionó que responde a un fenómeno mundial por el exceso de demanda. Este rubro representa el 60 por ciento de los costos de producción y su elevación afecta al precio final del producto. No es la salida "Si hay aumento de sueldos, los industriales volverán a subir los precios de los productos, por ello creo que esa no es la salida a esta crisis inflacionaria", indicó la economista Maira Cedeño. "Elevación de sueldo es igual a nuevos aumentos de precios de los alimentos, de combustibles, de medicinas, de pasajes. Todo volverá a subir", indicó. Los agricultores son ganadores de la crisis El alza generalizada de los precios de los productos agrícolas y la presión de las materias primas sobre los alimentos para consumo humano, han generado ganancias extraordinarias para los productores. Así por ejemplo, entre febrero del 2007 y febrero del 2008, los agricultores que producen palma (materia prima para la extracción de aceite) han ganado el 100 por ciento; los arroceros 52,2 por ciento y los maiceros 24,3 por ciento, esto en relación a los precios internacionales. Según información difundida por Confirmado.net (www.confirmado.net), “los productores de zonas como Mocache, Ventanas y Quevedo, que comenzaron la cosecha reciben 13 dólares más por quintal, lo cual ha provocado que se destine más tierras para la nueva etapa de cultivos”. Las previsiones apuntan a que al final de este año, con la cosecha de verano, Ecuador logrará 700.000 hectáreas, eso representa 70.000 hectáreas más que el año pasado y 255 mil más que en el 2006. Mientras los agricultores se benefician de las nada despreciables ganancias, los consumidores sufren los efectos de la inflación, que según las estimaciones del Gobierno llegará a un 6 por ciento al final de este año, eso es más de dos puntos de lo que se había previsto.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala