Actualizado hace: 35 minutos
EDITORIAL
Alimentos y biocombustibles

El tema no es nuevo, los biocombustibles son una alternativa que desde hace cuatro décadas estaban en las investigaciones y archivos de los países más desarrollados, que no los ponían entre sus prioridades porque el petróleo, que es la fuente de energía que todavía consideraban barata, no había alcanzado los elevados precios de estos días, en que el barril de petróleo se acerca a un precio que se lo consideraba utópico: cien dólares por barril.

Sábado 17 Noviembre 2007 | 20:18

Son estos instantes los que se pone nuevamente en boga el tema que en países como Brasil ya venía siendo realidad hace varios años; el consumo de Etanol, que se lo obtiene de una mezcla entre el hidrocarburo y aceites vegetales. Indudablemente que países que producen petróleo como el Ecuador, se han beneficiado de largo con los altos precios del mismo, nos han entrado divisas que han permitido un gasto generoso al actual régimen, pero al mismo tiempo estamos comprando combustibles caros con un perjuicio para la caja fiscal, en virtud de los subsidios existentes para las gasolinas, diésel, y gas de consumo nacional. Por eso comenzamos ya también a tratar de implantar el uso de los biocombustibles como el Etanol lo que podría sernos favorable si logramos desarrollar una agricultura que comience a generar productos factibles de ser usados para el efecto. Pero hay que tener mucho cuidado en que productos que son sostenes tradicionales como el maíz y la soya, entre otros, que a su vez generan la cadena alimenticia como aves, huevos, aceites de cocina y mesa, al ser utilizados como base de biocombustibles no se eleven demasiado en sus precios a tal punto que produzcan escasez nutricional como le ha sucedido a México, Brasil y Venezuela, con precios impactantes en la canasta básica, por ello teniendo nosotros mucha tierra disponible para sembrar hay que zonificar para obtener alimentos como maíz, soya, maní, ajonjolí, caña de azúcar, para que sigan siendo nutrientes y promover otros cultivos como piñón e higuerilla, para que sean usados en la producción de Etanol, en un mundo ávido de combustibles. Aquí resalta una máxima oportunidad para todas las tierras bajo riego del proyecto Carrizal-Chone, donde se puede sembrar lo dicho con mercado asegurado. Regulación es la palabra, agricultura de la canasta básica, cuyas reservas no deben afectarse de manera alguna y agricultura para la producción de biocombustible, con políticas apropiadas que nos ayudan a disminuir el impacto del calentamiento global terrestre con combustibles alternativos. Enrique Delgado Coppiano
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala