Actualizado hace: 3 horas 26 minutos
editorial
El templo cívico

Se aspiraba a más, empero, dado el poco tiempo disponible, parece exitoso y funcional el emprendimiento gubernamental del edificio para que sesione la Asamblea Constituyente y del contiguo complejo artístico donde reposarán los restos del General Eloy Afaro. Todavía está inconclusa la obra, y se percibe que no están claramente definidos algunos aspectos de su culminación constructiva, destino ulterior, funcionamiento, y administración del complejo, al que acertadamente se lo ha denominado “Ciudad Alfaro”. Por lo mismo, y por lo simbólico que resulta el lugar, previniendo improvisaciones y desaguisados que pueden resultar de ello, urge que se le otorgue a “Ciudad Alfaro” la categoría de templo cívico, ya que dicha inversión es propicia para la multiplicación de este escaso valor humano en nuestro país: el civismo. Aprovechando lo natural del área, su paisaje y su especial clima, deben establecerse, colateralmente, reglamentaciones que conduzca a estimular las actividades relacionadas al objetivo del complejo arquitectónico, que no deben ser otras que: la reflexión, la exposición del arte y el folclore relacionado, como también el debate civilizado. Lo contrario sería profanar la memoria del héroe nacional al que nos empeñamos en honrar. El verdadero epicentro de toda esa área no es el edificio que albergará a los asambleístas; el verdadero eje y razón de ser de “Ciudad Alfaro” son los restos del patriota, que albergados en la vasija invertida que concibió el arte de Ivo Uquillas, son el dominante del lugar, convirtiéndolo a éste en un exclusivo cementerio monumental. Es imperativo que se establezcan urgentes ejecutorias en ese sentido, reubicando los mercantilismos que ya están afectando el área en desmedro de la solemnidad que la lógica impone en este templo cívico, el que se convertirá en un imán para peregrinaciones cívicas de nacionales y extranjeros; y donde, únicamente, deberán realizarse eventos que estén al nivel, o cercanos, al que inaugurará el ya histórico sitio, cual es, la expedición de nuestra nueva Constitución.

Jueves 15 Noviembre 2007 | 21:02

Se aspiraba a más, empero, dado el poco tiempo disponible, parece exitoso y funcional el emprendimiento gubernamental del edificio para que sesione la Asamblea Constituyente y del contiguo complejo artístico donde reposarán los restos del General Eloy Afaro. Todavía está inconclusa la obra, y se percibe que no están claramente definidos algunos aspectos de su culminación constructiva, destino ulterior, funcionamiento, y administración del complejo, al que acertadamente se lo ha denominado “Ciudad Alfaro”. Por lo mismo, y por lo simbólico que resulta el lugar, previniendo improvisaciones y desaguisados que pueden resultar de ello, urge que se le otorgue a “Ciudad Alfaro” la categoría de templo cívico, ya que dicha inversión es propicia para la multiplicación de este escaso valor humano en nuestro país: el civismo. Aprovechando lo natural del área, su paisaje y su especial clima, deben establecerse, colateralmente, reglamentaciones que conduzca a estimular las actividades relacionadas al objetivo del complejo arquitectónico, que no deben ser otras que: la reflexión, la exposición del arte y el folclore relacionado, como también el debate civilizado. Lo contrario sería profanar la memoria del héroe nacional al que nos empeñamos en honrar. El verdadero epicentro de toda esa área no es el edificio que albergará a los asambleístas; el verdadero eje y razón de ser de “Ciudad Alfaro” son los restos del patriota, que albergados en la vasija invertida que concibió el arte de Ivo Uquillas, son el dominante del lugar, convirtiéndolo a éste en un exclusivo cementerio monumental. Es imperativo que se establezcan urgentes ejecutorias en ese sentido, reubicando los mercantilismos que ya están afectando el área en desmedro de la solemnidad que la lógica impone en este templo cívico, el que se convertirá en un imán para peregrinaciones cívicas de nacionales y extranjeros; y donde, únicamente, deberán realizarse eventos que estén al nivel, o cercanos, al que inaugurará el ya histórico sitio, cual es, la expedición de nuestra nueva Constitución.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala