Actualizado hace: 20 minutos
LIBRO
El camino de la tagua

Hace pocos días vio efectivamente la luz “Tagua, una historia de ultramar”, el nuevo libro del periodista, docente y escritor Ricardo de la Fuente.

Jueves 15 Noviembre 2007 | 20:19

Una historia que comienza auspiciosamente para Rudi Reinholf, un muchacho alemán que abandona su país instalado a las puertas de una conflagración que –luego se descubriría- cobró carácter global. A partir del joven protagonista se va tejiendo una trama que desde lo personal extiende sus vinculaciones a lo históricamente correcto y verdadero, en un juego bien urdido: los avatares de uno de los tantos trabajadores extranjeros que sirvieron a la Casa Tagua, exportadora del noble producto que se ha dado en llamar “marfil vegetal”, todo novelescamente planteado, con referencias constantes a hechos realmente sucedidos. “Tagua”, puede ser abordada por personas de distintas edades en busca del entretenimiento natural que otorga una novela, como también por quienes busquen saber algo más de lo que sucedió en esta parte del Ecuador a mediados del siglo pasado, contando además con el atractivo de datos pintorescos y floreos literarios de este argentino que ya cuenta en su haber con varias obras sobre la vida e historia de Manabí, su “patria chica” adoptiva. Algo de lo que deja Esta novela, escrita en el año 2004 y que llevó a su autor a una búsqueda de buena cantidad de datos que usualmente no se encuentran en ninguna biblioteca sino en el registro mental de los memoriosos, llega también como un aporte valioso a la historia de los manabitas, siempre protagonistas directos o indirectos de la vida política, social y económica del país. “Este es el libro que a usted, capiro lector, se le va a meter desde los ojos al alma”, dijo días atrás en su columna ese caminante de las letras y la música que es César Maquilón. Y, para más datos, la invitación a adentrarse en un sendero de más de 300 páginas de historia, aventuras, pasiones y convicciones que dejan el buen sedimento –como los restos de cerámica aborigen que arrojan las aguas del Pacífico en las playas de Canoa- de enseñanza y el placer de haber gastado tan bien un tiempo en la lectura.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala