Actualizado hace: 1 hora 7 minutos
Alfonso Delgado González
Roban las tapas del alcantarillado

Hace pocos meses fue con los alambres de cobre del alumbrado público. Ahora es con las tapas de hierro del alcantarillado. Lo cierto es que fueron muchos cientos de metros de esos alambres tanto en Bahía de Caráquez como en Leonidas Plaza que fueron sustraídos de la red de alumbrado, dejándose a oscuras muchas calles y barrios. Esta fraudulenta operación sucedía en horas de la noche y con la rapidez del caso, por lo que se presumió siempre que en ella actuaban personas especializadas y conocedoras en el manejo de cables que en esos momentos eran portadores de electricidad. ¿Y para qué el robo? Para ser vendidos a una conocida empresa dedicada al reciclaje de diversos materiales y cuya sede no está precisamente en Bahía de Caráquez, lo que hace que periódicamente venga por acá un vehículo propio con el objeto de recopilar todo ese material inorgánico consistente en papeles, cartones y minerales. Entre estos minerales está el cobre y el hierro, que una vez ingresados a la planta son fundidos, perdiéndose así el estado original y quedando aptos para una nueva conversión. Por ello el interés en los cables del alumbrado eléctrico, causándose un enorme perjuicio a Emelmanabí y a la ciudad afectada con los robos.

Miércoles 14 Noviembre 2007 | 21:23

Es decir, la empresa destinataria del robo es conocida. Y ¿Qué ha pasado con ella? Nada. Porque el fraude continúa por otros lados, en otras ciudades de la provincia. Como la empresa eléctrica sustituyó en Bahía de Caráquez y Leonidas Plaza el material robado con el de otro mineral, ahora propusieron a sus abastecedores la sustracción de las tapas de hierro del alcantarillado. Y de inmediato la operación se llevó a cabo. Con la ayuda de una camioneta y amparándose en la quietud de la noche y mientras la ciudadanía y los miembros de la policía duermen, recorrieron diversas calles de la urbe y como las tapas son sobrepuestas, sin seguridad alguna, procedieron a llevárselas, quedando la respectiva alcantarilla sin protección y constituyendo un peligro para la circulación peatonal. Con toda seguridad, esas tapas de hierro fueron embodegadas a la espera de la visita del vehículo oficial de esa empresa recicladora, como también llevadas directamente a la planta procesadora. Lo cierto es que el fraude continúa con el auspicio de esa empresa cómplice y encubridora, la que siendo ampliamente conocida debe ser enjuiciada por las instituciones afectadas, en estos casos Emelmanabí y la municipalidad del cantón Sucre, así como por los organismos correspondientes del resto de la provincia. Ladrones, cómplices y encubridores deben responder penalmente por los daños ocasionados y por tratarse de afectación a bienes de uso público, necesario sería llegar a la clausura de esa planta y a la prisión de todos los comprometidos, a más de la reposición del daño causado. Que la justicia tarde como siempre, pero que llegue sin contemplaciones para todos los involucrados. Para los de aquí y los de allá. Porque todos son culpables. "Que la justicia llegue sin contemplaciones para todos los involucrados"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala