Actualizado hace: 41 minutos
PORTOVIEJO
Reconocidas obras en librerías callejeras
Opciones Muchas personas revisan los libros antes de decidirse. Al fondo la dueña del “local” Blanca Lascano

Los precios de los libros suben, el dinero no alcanza, las librerías desaparecen y cada vez hay menos personas que leen o niños que se interesen por algún texto, ante esta realidad se abre la posibilidad de plagiar la obra, sacarle copia al original o adquirirlo en las calles en un tamaño más reducido, a precios accesibles.

Domingo 11 Noviembre 2007 | 20:45

La ventaja del sistema de venta en la calle es su precio, así como la oportunidad de ofrecer libros que en muchos casos ya no están en las librerías, afirma Genny Estelino Macías Cedeño, quien asegura que su mayor atracción es la lectura y que la única forma de comprar las obras que le gustan es en el puesto de Blanca Lascano Vásquez, que ofrece a sus lectores textos de ayuda, valores, consejos, poesía, historia, filosofía, cuentos y libros de reconocidos autores como son: Gabriel García Márquez, Carlos Cuanhtémoc, Jaime Lopera y Marta Bernal, Anthonie De Saint Exupery, por citar a algunos. Vendedores En Portoviejo no existen muchos lugares de venta de libros, por ello la llegada de la denominada “Carpa del libro”, que se ubica en las inmediaciones del Centro Comercial Municipal o en los alrededores del Banco Ecuatoriano de la Vivienda, es visitada por decenas de lectores, que buscan obras a precios que van desde 1 a 20 dólares. Hasta hace poco a nadie o a casi nadie, se le ocurría vender libros en la calle. Había puestos de revistas. Pero ahora se han transformado en mini librerías que ofrecen a los lectores sus libros de pasta sencilla y hojas de papel periódico, pero aclarando, que el contenido es el mismo que traen los libros de pasta dura y papel couché brillante de 170 gramos, que se usa para la impresión de los textos originales que luego se exhiben en las librerías a precios relativamente altos. La lectura es lo que cuenta Piedad Vera, compradora de libros, dice tener una fortuna de dinero invertido en ellos. Ella señala que hace dos años decidió empezar a adquirir las obras clonadas porque eran más baratas y traían lo mismo. “Lo único que reviso siempre es que posea secuencia en las páginas y que esté completamente legible. Para mí es un ahorro porque a veces no me alcanza para darme el lujo de comprar un libro, han subido mucho. Yo sé que no es lo más correcto pero la lectura debe ser primero y eso es lo que debe primar en la casa, la escuela y el colegio”, señala. Negocio funciona Vender libros, aunque la persona no se vuelva rica, es una alternativa para quienes quieren leer y no tienen los medios económicos para hacerlo, dice Blanca Lascano Vásquez, quien agrega que hace un par de años decidió dedicarse a este negocio. Tengo muchas personas que me piden obras de determinados autores, otros me dicen que abarque otras temáticas, pero realmente no es una tarea fácil conseguirlos. Ella explica que lo que hace es una labor cultural, de difusión de la lectura. Ahora nadie lee, son pocos los niños que se interesan por hacerlo, sostiene.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala