Actualizado hace: 4 horas 5 minutos
MONTAJE
NIÑAS MAL (o la cara light de Latinoamérica)
ESCENA Las protagonistas del filme

Hace menos de un mes estaba sentado en una butaca tipo cine retro como las que, en su tiempo, existieron en el cine Victoria de Portoviejo, de esas cuya base se recoge cuando no hay nadie sentado sobre ellas. La butaca no estaba en un cine propiamente dicho sino en una de las pistas de baile de una discoteca en el centro de Bogotá. Corrían los días del Festival Internacional de Cine de Bogotá y junto a un grupo de periodistas y productores de distintos países, fui invitado a ver una serie de avances de películas hechas en Colombia.

Domingo 11 Noviembre 2007 | 20:36

Junto a mí estaban dos o tres latinos made in Hollywood, es decir mexicanos radicados en Los Ángeles hace un millón de años o hijos de mexicanos que entienden español pero no lo hablan, todos muy buena gente y muy metidos en el dato industria-del-cine-latino en los Estados Unidos. El caso es que se trataba de gente que se dedica a eso, a ir por el mundo buscando talentos latinos para luego comercializarlos desde la matriz de la industria. De pronto la música de la disco paró y en una pantalla frente a nosotros empezaron a proyectarse imágenes de cine colombiano. El noventa por ciento de estas imágenes tenían que ver con, obvio, tráfico de drogas, secuestros y violencia. En lo personal, que aquellas películas fuesen más bien del tipo mafia no me sorprendió en lo absoluto. Sin embargo, los mexica-gringos estaban empachados, cansados de que Latinoamérica viva del estereotipo del tercer mundo caníbal donde todos contra todos y nadie para uno. Su comentario, mitad consejo mitad reclamo, fue tan sencillo como esto: tienen que hacer comedias románticas para variar. “Niñas Mal”, cinta mexicana que no es exactamente una comedia romántica y está lejos de la perfección, es uno de esos intentos que se hacen en este lado del mundo por salir a pasear fuera del estereotipo latinoamericano. La protagonista es una chica “rebelde” que llega a un colegio sólo de chicas y pone a todo el mundo de cabeza. Se trata de una historia colegial, blanda, ingenua, telenovelesca a ratos, pero en la que nadie sale mutilado ni pierde toda su fortuna pagando una deuda al crimen organizado. Por ese lado, “Niñas Mal” es un respiro y está bien darse un respiro de vez en cuando. ¿Será que nos tomamos muy en serio?, ¿será que no podemos sorprender con nada que no tenga de por medio la porno pobreza que nos rodea? Espero que no. Espero ver, pronto, una rama de películas hechas acá que no sostengan su argumento a punta de bala, miseria o el típico paisaje National Geographic.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala