Actualizado hace: 3 horas 28 minutos
Jorge Bello M.
Puntos a favor…

La semana anterior comenté sobre la tarea periodística y tomé como ejemplo una nota con información inexacta que fue publicada en este medio, luego recibí varias llamadas que expresaban admiración a la capacidad y actitud autocrítica de El Diario al publicar un artículo que cuestionaba algo de su contenido.

Viernes 09 Noviembre 2007 | 23:01

Yo ratifiqué mi concepto sobre el profesionalismo de este medio, más allá de los afectos, porque mientras trabajé en él y ahora que colaboro en este espacio, no he recibido censura o veto de temas o personas, cosa que tampoco la admitiría un periodista libre, producto de lo cual no se me ocurriría la autocensura para tocar este tema que es vital en éste y cualquier medio. Antes y después de ese artículo, El Diario ha venido planteando el debate sobre periodismo, periodistas y medios. Quizás no es una propuesta sistemáticamente establecida aún, por lo tanto un poco desordenada, se basa en la visión e inspiración ante sucesos y hechos puntuales como el viaje a Suecia y estudios de observación de Jaime Ugalde Moreira, la sana crítica y experiencia de Childerico Cevallos, la investigación y cátedra de Rubén Darío Buitrón o mis recurrentes observaciones, entre otras. Veo con agrado una mejor conciencia situacional y profesional de algunos medios y sus directivos para no creerse poder omnímodo e incuestionable. Semanas atrás comenté en este espacio sobre Radio Sucre y el cuidado profesional que debe tener para ejercitar prolijamente la característica inmediatez de la Radio como medio de comunicación, el comentario fue acogido y agradecido por el principal de la emisora, con la respectiva recomendación a sus colaboradores para enmendar los procedimientos de recolección y emisión de información. No es fácil admitir una crítica y el solo hecho de admitirla no es enmienda de lo criticado, pero es un buen inicio para mejorar y potenciar nuestros medios de comunicación como entes vitales para el desarrollo social que tanto reclamamos. Va siendo hora entonces de arribar a escenarios más pragmáticos en los medios, no sólo El Diario, y acoger ejemplos exitosos en defensa de la audiencia, llámese lector, televidente o radioescucha. El ombudsman o defensor del lector es la figura que sirve para la autorregulación del medio. Tener, propender o cultivar audiencias críticas y exigentes es el reto inmediato y urgente. Es el momento de debatir abiertamente el rol de los medios y periodistas, de la responsabilidad social que embarga al oficio, de su peso en las consecuencias de hoy y del futuro; dejar de hacerlo es “…condenarnos a producir información liviana y sin trascendencia, o abiertamente dañina…” como dice Javier Darío Restrepo, quien además afirma que “…El periodismo, como las armas poderosas, puede hacer mal o bien. La diferencia la pone el sentido de responsabilidad con que se lo usen". Hablar abiertamente de estos temas en los medios son “puntos a favor” como dijo una querida lectora.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala