Actualizado hace: 13 minutos
Erwin Valdiviezo S. | E-mail: evaldiviezo@el diario.com.ec
El culpable es otro

Es verdad, la mejor salida para justificar una incompetencia o una irresponsabilidad es echarle la culpa a otro; y con eso salir del paso al cuestionamiento que sobre nuestras obligaciones permanentemente nos hace la comunidad.

Martes 06 Noviembre 2007 | 21:34

Nunca como ahora prudente y necesaria esta reflexión, que se convierte en tal real como que, por estos tiempos, es el mejor argumento que tienen una serie de autoridades y funcionarios que no sirven para “bendita cosa” en el control de precios, cantidad y calidad en productos y bienes de servicio. Durante las últimas semanas, la población ha estado “renegando” por la subida excesiva en los precios de los alimentos y por la falta de sanciones y control, pero también durante todo este tiempo, y para el caso de Manabí, hemos requerido respuestas de intendente, comisarios, jefes políticos; y, sin excepción, todos tienen el mismo discurso: “nos estamos reuniendo”, “vamos a planificar”, “sancionaremos a todos los especuladores”, “castigaremos con todo el peso de la ley”. Y así por el estilo una serie de respuestas repetidas y gastadas, pero que en la práctica sólo demuestran que nuestras autoridades de control son “pura boca” y hasta cómodos para el ejercicio de sus funciones. Y eso no se compadece con la aspiración de una mayoría poblacional que espera más resultados y menos “peroratas” de las mencionadas autoridades. En los mercados, en las tiendas y almacenes, y hasta en los puestos de la calle, “todo está por las nubes”; y la gente reclama porque cada semana todo sube más y ya no hay “bolsillo que aguante”. Y a pesar de ello no hay sanciones en donde de verdad está el problema (grandes fábricas y grandes intermediarios); y, lo que es peor, los llamados a controlar, para justificar su incapacidad decomisan y amenazan a los más pequeños comerciantes sin caer en cuenta (o por vista gorda) que el problema no está allí sino en los primeros, que con todo el “poder” que manejan creen que aún pueden hacer lo que les venga en gana o imponer los costos que quieran a todo lo que masivamente consume la mayoría de la población. El valor de la canasta básica debe ser defendido. Así lo ha repetido este régimen para sostener el valor adquisitivo del ingreso, y quienes deben velar por que eso se cumpla son todos aquellos que, teniendo cargos de control, deben actuar enérgicamente y sin echarle la culpa al de al lado, pues es más prudente que se pongan de acuerdo para trabajar en conjunto y pensando que el respeto se lo gana más por las buenas ejecutorias que por las justificaciones sin sentido. Ojalá y, para no tener estos malos ratos, bueno fuera que la próxima asamblea constituyente sintonice bien el clamor popular y cree normas que de verdad defiendan al ser humano, y no permitan que improvisados sean los que tengan en sus manos el control de los derechos de la mayoría.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala