Actualizado hace: 19 minutos
P. Fabricio Alaña E. SJ
Unidad Cristo Rey no perjudica a nadie

Reciban un respetuoso saludo esperando que sus labores de información y formación ciudadana sean bendecidas y recompensadas.

Lunes 05 Noviembre 2007 | 22:34

En días pasados, en concreto el jueves 25 y miércoles 31, pocos medios de comunicación de la ciudad han publicado e informado opiniones que están lejos de un periodismo profesional y que dejan mucho que decir de la práctica ética de algunos de sus reporteros. Algún “señor” reportero llegó a usar el epíteto de “seudo cura” para referirse a mi persona. Otro medio impreso llegó a publicar sin investigar, y dando toda credibilidad sólo a una parte de esta contienda judicial que ya lleva algunos años, que yo me estoy adjudicando personalmente la propiedad en contienda. Creo que son suficientes insultos y desinformaciones que me han motivado a escribir estas líneas, esperando que en justicia y dignidad sean divulgadas. Fui director nacional del Movimiento Fe y Alegría del Ecuador por cuatro años, luego, mis superiores me destinaron a una maestría en otro país y al volver me encomendaron el rectorado de la Unidad Educativa Cristo Rey, que forma a 1.100 alumnos, desde hace 77 años, en donde me toca gerenciar, decir misa, confesar, dar retiros y conferencias; y con cerca de 15 chicos atendemos a los barrios vecinos de extrema pobreza como la ciudadela Cevallos y la Subidita al Cielo. Así como la responsabilidad social, como director ejecutivo de la Fundación Cristo Rey que atiende cerca 2.000 personas de escasos recursos a través de su dispensario médico y del comedor de ancianos. Además de ayudar a la parroquia La Merced con una misa dominical. Creo que todo esto dice mucho de la seriedad y cariño con la que ejerzo mis actividades. Por razón de ocupar dicho cargo, desde abril 25 del presente año, y no como dijo otro reportero mal informado desde hace un mes; me toca ser el representante de los jesuitas del Ecuador en esta hermosa y hospitalaria ciudad de Portoviejo. Razón por la cual tuve que tomar la decisión de hacer cumplir la orden dictada por la Corte Suprema de Justicia de desalojo y entrega de la propiedad del señor Wilfredo Loor, quien donó ese bien a la Compañía de Jesús, como acertadamente lo explicó el único medio que ha tenido la seriedad y responsabilidad de informarse bien: La Hora (26 octubre del 2007, A 18). Todas las demás declaraciones e informaciones que se han vertido se alejan de la verdad. Y actualmente se está politizando un asunto tratando de manipular los sentimientos de los ciudadanos. Y nadie ha aclarado que ese bien está inventariado como Patrimonio Histórico de la Ciudad, que si llegamos a un acuerdo con la Corporación Municipal ese bien pasaría a formar parte de la regeneración urbana que se merece Portoviejo y sus ciudadanos. Por lo tanto ni el Cristo Rey, ni los jesuitas del Ecuador están usufructuando ni perjudicando a nadie. Quedo a su disposición y espero su comprensión. Atentamente, P. Fabricio Alaña E. SJ
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala