Actualizado hace: 38 minutos
Alfonso Delgado González
Solidaridad a la distancia

Lo sucedido hace pocos días en España podría decirse que es la gota que derramó el vaso. No es un caso aislado, ni es la primera vez que pasa. Con mucha frecuencia se han realizado actos de violencia contra ecuatorianos.

Miércoles 31 Octubre 2007 | 20:54

Algunos han sido difundidos por la prensa. Otros no. Han quedado en la intimidad de los afectados por el temor a represalias o a la deportación, al tratarse de indocumentados. Lo cierto es que la xenofobia está dirigida también contra los compatriotas, así como hasta hace cierto tiempo lo era solamente contra los marroquíes. Es decir, que los Sergi Martin –así se llama el español de 21 años- los ha habido siempre y actuando todo el tiempo contra inmigrantes. La ecuatoriana menor de edad –tiene 17 años- se trasladaba tranquilamente y sola en un tren el domingo 7 de octubre, cuando inesperadamente se le acercó el español Sergi Martín, quien, sin dejar de hablar a través de un teléfono celular, inició la cobarde acción de atacarla con la mano y luego con una furibunda patada en la cara. Y todo a vista y paciencia de un argentino de 24 años, que nada hizo por evitar el vil ataque contra esa indefensa niña, aduciendo luego que eso es muy común en los trenes. Todo hubiese quedado en el anonimato si la empresa ferrocarrilera no daba a publicidad la toma del video instalado en el interior del tren. Y esa secuencia fotográfica dio la vuelta al mundo al ser difundida la información por todas las agencias de noticias. Y una vez planteada la demanda, sucede lo insólito, cuando las autoridades de justicia ordenaron la libertad del cobarde agresor, sumando así una raya más al tigre. Tenemos entonces el alevoso ataque del español, la cobardía del argentino y la solapada y encubierta acción de la justicia. El mundo entero ha protestado por este ataque contra esa niña ecuatoriana, con los magistrados de España y Ecuador a la cabeza. Porque Rodríguez Zapatero y Rafael Correa de inmediato dejaron oír sus expresiones de solidaridad con esa menor de edad y su rechazo contra el agresor. Organizaciones internacionales, comentaristas de prensa, grupos de migrantes y ciudadanos comunes de todas partes se pronunciaron contra lo sucedido en el tren de Barcelona. Es decir, la opinión pública mundial ha rechazado lo sucedido. Y todos esperando se aplique el rigor de la ley contra ese cobarde agresor, aunque con esto no se aliviaría el profundo dolor físico y mental sufrido por esa pequeña guayaquileña. Todo lo sucedido debe llevarnos a la reflexión, porque hechos como el ahora comentado no deben repetirse en ninguna parte. Los muertos, los heridos, los vejados por autoridades indolentes, no pueden seguir siendo noticia de primera plana en la prensa internacional. Nuestra solidaridad a la distancia con la compatriota ofendida y nuestro rechazo al cobarde agresor. " Nuestra solidaridad a la distancia con la compatriota ofendida y nuestro rechazo al cobarde agresor"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala