Actualizado hace: 7 horas 7 minutos
entrevista Fernando Navia Gallardo
Tenemos que ser “locos necios” para desarrollar a Portoviejo
Fernando Navia Gallardo

Coordinó la elaboración, en agosto del 2005, de la Agenda de Desarrollo Productivo de Portoviejo, que ha sufrido un estancamiento pero será reactivado, para lo cual ya ha conversado con la alcaldesa Patricia Briones y espera retomar el tema esta semana.

Miércoles 31 Octubre 2007 | 20:14

Fernando Navia Gallardo, portovejense, consultor internacional, habló de las grandes posibilidades que tiene la capital manabita si se cumplen los pasos señalados en ese documento y hay un cambio de actitud ciudadana para impulsar el desarrollo de la capital manabita, de la mano de los megaproyectos para la región. El Diario. ¿Cuál fue el propósito de la Agenda de Desarrollo Productivo y qué ha pasado desde que fue elaborada? Fernando Navia. El objetivo era identificar los aspectos críticos que impedían el desarrollo de Portoviejo. Primero, en mayo del 2005, elaboramos 40 preguntas para conocer aspectos importantes como los factores de producción, oferta productora, calidad de la oferta, demanda local. De allí se partió para, en agosto, presentar los planteamientos para cinco sectores: comercio urbano, salud, educación, agroindustria y turismo. Con el diagnóstico concluyó el proceso de planteamiento que arrojó propuestas en la agenda de cada sector. Allí se comenzó a gestar la empresa de salud prepagada que está en marcha; el plan “Portoviejo Vive” en el comercio navideño; y la búsqueda de mercado justo para el cacao. • ED. ¿Está preparado Portoviejo para los cambios? • FN. Tiene que haber una continuidad poniendo la estructura al servicio del proceso. Por ejemplo la Empresa Parque Industrial tiene que ser transformada para atraer negocios e inversiones. En el concejo hay profesionales que se pueden incorporar para reanimar el desarrollo productivo del valle de Portoviejo. • ED. ¿Qué pasó para que el desarrollo de Portoviejo se haya estancado? • FN. La curva se mantuvo hasta los años 70 y se paró cuando se privilegió el poder público adormeciendo las posibilidades del cantón. Si esas administraciones hubieran cumplido el impacto esperado, tendríamos empresas públicas eficientes. En nuestro caso hubo muy bajo impacto. Uno de los efectos visibles de la contratación pública fueron los nuevos ricos, lo que incentivó los anti valores y generó desaliento en la vocación de potencialidades académicas. Lo importante ya no era la hoja de vida profesional sino el testaferrismo. • ED. ¿Qué papel jugó la Universidad Técnica de Manabí, entonces? • FN. En los años 60 la UTM lideraba el desarrollo económico, ahora no sólo no lo entiende sino que se divorció de las necesidades del mercado. El problema se agravó, afortunadamente hoy tenemos las condiciones para retomarlo, hay que aprovechar el momento. • ED. ¿Qué hay que hacer para lograrlo? • FN. La municipalidad ha renovado sus cuadros internos, ese es un buen paso, aunque falta estructura organizacional, en lo que se va a trabajar. El hecho de que Portoviejo cuente con eventos cercanos como los megaproyectos de Manabí (ruta Manta-Manaos, concesión del puerto de transferencia de Manta, sistema de riego Carrizal-Chone) crea las condiciones, y hay líderes de la nueva generación que quieren ser parte de esos proyectos. • ED. ¿Qué más se puede hacer? • FN. Portoviejo tiene que atraer un nuevo liderazgo; el sector privado debe plantear nuevas iniciativas de reactivación económica. Habrá que compartir responsabilidades entre el sector público, que oriente en los objetivos, y el sector privado que se tome la responsabilidad. Hay que recordar que la administración municipal del siglo XXI no basta que sea buena, es una obligación; el plus es que sea campeona en la promoción de inversiones y generación de empleos. Hay que hacer hardware y software, las computadoras y los programas • ED. ¿Dónde queda la participación ciudadana?. • FN. Sobre todo hay que enamorar a los portovejenses. Noto que hay una ola de optimismo en el empresario joven, hay que aprovechar los proyectos que van a nacer en Manabí. Tenemos que ser unos “locos necios” para hacer realidad el desarrollo de Portoviejo, atraer financistas porque este cantón tiene un ahorro neto porque deposita más de lo que obtiene de la banca y eso es una base. u Fernando Navia Gallardo (42) es ingeniero con un posgrado en administración de empresas en el Instituto Centroamericano de Administración, INCAE, con sede en Costa Rica. Recientemente abrió la empresa La Yapa, que vende electrodomésticos. Fue el primer director ejecutivo del FISE.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala