Actualizado hace: 9 minutos
Pedro Vincent Bowen
Para la historia (ii)

Encontrábame almorzando con Abdalá en la cocina de su departamento del edificio By Side: exclusivo barrio Punta Paitilla (Panamá City). No es visita social la mía. Si no, una entrevista periodística.

Martes 30 Octubre 2007 | 22:35

Entre los temas topados con el ex presidente en exilio, surge la “pérdida” de la pluma de oro que perteneció a Eloy Alfaro. Recordad que cuando Abdalá es declarado “loco” por un congreso de “siquiatras” (febrero 6/1997) y abandona precipitadamente Carondelet, se dijo que “se fue llevando la pluma con que Alfaro firmaba sus decretos”. ¿Cómo entró y salió la histórica pluma del Palacio de Gobierno? ¿Acaso Andrés Oppenheimer está en lo cierto al asegurar en su libro Crónicas de héroes y bandidos que “Abdalá Bucaram al ser destituido de su cargo como presidente del Ecuador se llevó valiosos objetos del palacio presidencial, entre ellos la pluma de oro que utilizaron otros presidentes en firmas históricas”? Estas dos preguntas lánzolas a bocajarro a mi anfitrión. Pero (el infaltable), Abdalá no se inmuta. Ni me contesta. Solamente se levanta de la mesa y vuelve con una gruesa carpeta. Hurga papeles hasta encontrar una carta de Eloy Alfaro de Alba publicada (mayo 3/2005) en La Prensa (de Panamá) que pone en mis manos. El texto aclara el misterio. Ahí les va: “... Como la referencia de Oppenheimer pareciera guardar relación con la pluma de oro que perteneció a mi bisabuelo, el general Eloy Alfaro, quien fuera presidente del Ecuador y gestor de la revolución liberal en ese país hace más de un siglo, me siento obligado a aclarar lo relativo a la misma, ya que de no hacerlo cometería una injusticia. “... Cuando Bucaram asumió el poder como presidente de Ecuador, el ex presidente Pérez Balladares, en deferencia a las relaciones de mi familia con la historia y con el pueblo del Ecuador, me distinguió con una invitación para acompañarlo en la comitiva que asistió a los actos de toma de posesión. En reciprocidad con ese gesto y motivado por la identificación que une a la rama de la familia Alfaro, descendiente del general Eloy Alfaro que reside en Panamá, entregué personalmente al presidente Abdalá Bucaram una plumilla de oro que había pertenecido al general Eloy Alfaro y con la cual acostumbraba firmar documentos importantes, que años antes me había entregado para su custodia, un familiar, pero que pensé pertenecía al pueblo ecuatoriano y que debía regresar a él. “... Por ello, hice entrega de la plumilla al presidente Bucaram, en un estuche forrado en los colores de la bandera ecuatoriana y con una nota personal firmada por mí. Con posterioridad a la destitución de Bucaram, se tejió en los medios de comunicación de Ecuador una historia según la cual el presidente destituido se habría apropiado de la plumilla...” (Continuará) "Entregué a Abdalá Bucaram una plumilla de oro que había pertenecido a Eloy Alfaro"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala