Actualizado hace: 11 minutos
Walter Andrade Castro | Telefax 05-2933194
Salir de la pobreza

Salir de la pobreza es sólo un asunto de tomar la decisión, dijo alguna vez un respetado economista.

Lunes 29 Octubre 2007 | 18:36

Bueno, así parece, si se examina, aunque sea muy por encima, las economías exitosas de hoy hasta hace muy poco todavía vivían sumidas en la pobreza. Y lo que más asombra es que todos los países que nos están dando ejemplos de crecimiento sostenido, han aplicado políticas de desarrollo similares sin importar el color ideológico de los gobernantes. Es decir, que comprendieron que la lógica que está atrás del progreso es, en esencia, algo que tiene que ver fundamentalmente con el ejercicio de la libertad de invertir para crear empleo, el objetivo básico de un gobierno. Se puede citar varios casos de países que están transitando definitivamente y sin desvio alguno en la ruta del progreso pero Chile, Irlanda, India, China, Singapur, Costa Rica, los países bálticos y la mayoría de las economías del ex bloque soviético, asombran porque a pesar de sus diferencias han aplicado políticas de crecimiento similares que les esta dando resultados. Como consecuencia, sus niveles de pobreza se han reducido y sus gobernantes han trasmitido a sus habitantes el concepto que trabajando juntos, empresarios y gobierno, pueden crecer los primeros y cumplir sus objetivos con los sectores más sensibles los segundos. Pero ¿cuáles son esas políticas? Aunque parezca increíble, todos estos países que nos asombran por sus tasas de crecimiento, han abierto sus economías para que la gente del mundo invierta con reglas claras que permita la libre circulación de capitales con nada más que las restricciones normales. Singapur por ejemplo, una isla de apenas 704 Km2 = Manabí tiene 19.000Km2 = comprendió hace cuarenta años que como “nación independiente tenía que generar puestos de trabajo para combatir el desempleo y la pobreza. Su opción fue abrir sus fronteras para que se establecieran tantas empresas como fuera posible”. Un periodista especializado en temas económicos comentó: “lo que hoy es visto en algunos países subdesarrollados como invasión económica, en el Singapur de 1965 se lo vio como la oportunidad para saltar al primer mundo”. Claro que esta decisión unida a la disciplina para el trabajo, a la educación y a cero corrupción como política de estado produjo el Singapur donde el 90.9 por ciento de las familias tiene casa propia y existen 1.034 celulares por cada mil habitantes. En Irlanda, además, se acordó un pacto social entre empresarios, sindicatos y gobierno que se iba renovando cada tres años: ni los sindicatos pedían incremento de salarios, ni el gobierno subía impuestos ni los empresarios subían los precios. La fórmula para superarse entonces como que está escrita.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala