Actualizado hace: 6 horas 59 minutos
ECUADOR
Sosa en la mitad del mundo
Mercedes Sosa

Con su inconfundible voz y con cadenciosos movimientos de manos, la cantante argentina Mercedes Sosa dibujó la noche del sábado canciones de libertad, clamó por corazones libres, enalteció la solidaridad y escarbó en el ánimo revolucionario de unos 5.000 seguidores que la vitorearon en un coliseo de Quito.

Lunes 29 Octubre 2007 | 18:11

Un largo vestido negro, resaltado con una capa roja y una colorida bufanda, envolvían los 72 años de Sosa, en un sencillo escenario en el que, durante cerca de 90 minutos, cantó 22 canciones. Sin mediar palabra, con “Samba para no morir” abrió el repertorio y aseguró, entre otras cosas, que no le asusta la muerte ritual pues la historia la recordará viva. Contundente en su mensaje, Sosa se las apañó -como siempre- para que su mensaje fuerte, a veces tierno y a veces doloroso, dejase un sabor a miel en los corazones de sus seguidores, que la acompañaron en “La Canción es urgente”, con la que expresó su esperanza de que cuando el silencio se rompa, éste suene a victoria. La fortaleza de su voz, endulzada con las tonadas de una guitarra, un violín y algo de percusión, cautivó con “Corazón Libre”, al señalar que los “únicos vencidos son los que no luchan”. Con gran parte de su público cuarentón y algunos que pasaron las cuatro décadas hace tiempo, pero la mayoría absortos en sus mensajes, “La Negra” revolvió sentimientos con “Como la cigarra”, coreada por miles de voces cargadas de emotividad. La vena revolucionaria saltó al escucharle cantar al Comandante Che Guevara, a lo que el público respondió con los puños en alto. Invocó a la solidaridad con “El Ángel de la bicicleta” y con “Alfonsina” arrulló a su público, concentrado en un coliseo con capacidad para unas 14.000 personas en el que las voces, la mayoría femeninas, parecían llenar los espacios vacíos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala