Actualizado hace: 31 minutos
Edison Cevallos Moreira | Telefax 05-2636345
Triste realidad
Edison Cevallos Moreira | Telefax 05-2636345

La verdadera potencialidad en riqueza que puede generar para el cantón y la provincia la parroquia Crucita, lamentablemente hoy sumida a un total abandono, sea por una falta de visión o de capacidad de servicio del organismo seccional, indiferente a su desarrollo, puede ser en cualquier momento, de lo que ya se oye, un detonante para dar paso a la insatisfacción de sus habitantes.

Domingo 28 Octubre 2007 | 23:35

Vivimos una época en que el propio ejecutivo está promoviendo la autodeterminación de muchos pueblos que a gritos piden ser los verdaderos promotores de su destino; y frente a tan palpables y justos pedidos, los más recalcitrantes defensores u opositores a toda desmembración territorial terminarán siendo mudos testigos de estas realidades; y para muestra, basta con mirar la impotencia en que se encuentran sumidos los habitantes de Guayas, Pichincha y Esmeraldas. En el caso particular de nuestro balneario, cuya pertenencia deviene casualmente por el abandono al que lo mantuvo su ancestro, una ahora ex - reina de nuestra ciudad, María Aurelia, con un enfoque objetivo en su corto período que lo implementó con acciones loables en beneficio del cantón, sintonizó la necesidad de promover el desarrollo de ese balneario y propuso levantar la hipoteca que pesa en la planificación de esa población, que se ponga un alto al crecimiento irrespetuoso y sin control que se da sin importarle a nadie. Sin impulso oficial, solo con la ayuda de sus familiares y amigos, buscó promover e incentivar a sus habitantes y a quienes mantenemos intereses en esa población; y planificó obras para su desarrollo que ojala la administración municipal o quienes están al frente de organismos de desarrollo estatal los recepten y entiendan que el potencial de riqueza que genera el mar no debe ser desaprovechado irresponsablemente. ¿Qué poder invisible en esta hora de menosprecio total cubre y protege a ese ente ineficiente llamado Corpecuador, que no se le exige cuentas al por qué tanto despilfarro e incumplimiento en la construcción del tramo Mejía – Cruz Verde, donde a simple vista, y así se ha manifestado públicamente, existe el más descarado sobreprecio, en el cual la totalidad de lo contratado ya ha sido cancelado y la obra permanece en un estado parcialmente deplorable? Si públicamente se dice y se sostiene, frente a toda insatisfacción ciudadana que a diario se da en Portoviejo, de parte del organismo seccional, que no tiene dinero para obras mínimas, de costo insignificante, ¿que puede esperar un balneario que requiere de las obras y servicios básicos para convertirse en un atractivo turístico siendo solo parroquia rural? Los hechos y el futuro son predecibles si no se actúa con responsabilidad.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala