Actualizado hace: 3 horas 31 minutos
VALORACIÓN
Libertad de agresor genera indignación
Imágenes de Sergi Martí cuando lanza un patazo que parece impactar en el rostro de la víctima. Mientras el único testigo prefiere no involucrarse

EFE.- Un juez español decretó la libertad provisional sin fianza para Sergi Xavier Martí Martínez, quien fue captado por los monitores de un tren cuando golpeada y agredía verbalmente a una menor ecuatoriana que viajaba en ese medio de transporte.

Viernes 26 Octubre 2007 | 22:16

Manifestaciones de rechazo y apoyo a la víctima, no sólo de ecuatorianos residentes en España, sino también de los mismos españoles, de mexicanos, marroquíes y de migrantes de otras nacionalidades se registraron ayer en la plaza de Sant Jaume de Barcelona. El acto fue convocado por la Asociación Sos Racismo y la Federación de Asociaciones Ecuatorianas de Cataluña. A la reacción se han adherido más de un centenar de entidades, ayuntamientos y partidos políticos, exigiendo que este suceso “no quede en la impunidad” y que la Justicia actúe con “contundencia”. Medidas cautelares El magistrado que le concedió la libertad a Martí Martínez le impuso como medidas cautelares, hasta que sea juzgado, la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes, y además dos veces al mes en las dependencias policiales de su localidad de Santa Coloma de Cervelló (próxima a Barcelona). Según la resolución judicial, el juez ha prohibido a Martí acercarse a la víctima a una distancia inferior a 1.000 metros y mantener cualquier tipo de comunicación telefónica o electrónica con ella. Tampoco podrá desplazarse a las localidades cercanas a su domicilio sin autorización judicial previa, ni utilizar los trenes de la línea, Ferrocarriles Catalanes, en la que se produjo la agresión. En caso del incumplimiento de algunas de estas normas, el magistrado advierte de que podría tomar medidas más restrictivas, incluido el ingreso en prisión. “El hecho perpetrado, deleznable y repugnante, tanto desde el punto de vista social como legal, ha consistido en un hecho puntual; es decir, no media una serie de agresiones continuadas en el tiempo”, afirma el juez en la resolución. La agresión tuvo lugar el pasado 7 de octubre en un tren urbano de Ferrocarriles Catalanes en la ciudad española de Barcelona (noreste) y fue grabada por una cámara de seguridad que permitió la detención, el pasado viernes, de Sergi Xavier M.M., que admitió ser el agresor. Días después, el agresor comentó que “estaba muy borracho” cuando cometió el ataque y que nunca había tenido un comportamiento similar. ÚNICO TÉSTIGO ES RECRIMINADO El juez adoptó la decisión de poner en libertad al Martí Martínez, tras tomar declaración a la menor ecuatoriana, que ha confirmado la agresión y las frases vejatorias que recibió por su condición de inmigrante. La versión de la víctima la ha confirmado el único testigo del ataque racista, un joven argentino de la localidad barcelona de Olesa de Montserrat, que se presentó voluntariamente a la comisaría de la policía catalana para testificar sobre los hechos y que, además, denunció que sus vecinos y compañeros de la facultad lo increpan por no haber intervenido para evitar los golpes. El caso ha cobrado una nueva dimensión al conocerse el trastorno mental grave que sufre el agresor, por el que ha recibido atención psiquiátrica durante casi diez años, ha dicho el médico Alfons Icart.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala