Actualizado hace: 9 minutos
PORTOVIEJO
Mujer poseída por Satanás

Una joven portovejense está poseída por el demonio, según manifestó su madre. El caso tiene alarmado y atemorizado al sector de la avenida Guayaquil y calle Eloy Alfaro, puesto que la mujer ha dado muestras de violencia y agresividad que incluso la llevaron a intentar matar a su madre y, ayer, quiso ahorcar a su hija pequeña.

Jueves 25 Octubre 2007 | 21:44

Lina Castro Muentes, madre de Érika Velásquez Castro, de 27 años, narró que hace cuatro años la joven emigró hacia España, donde laboró durante dos años. En un parque conoció a Margoth, oriunda de República Dominicana, quien la metió en una secta satánica. Según la señora, Érika era evangélica; incluso se vestía con faldas largas. Margoth la invitó a vivir a su casa y le prometió cuidarla como una hija, lo que fue aceptado por la portovejense. Margorth vivía con una colombiana, llamada Orquidea. Érica contó a sus familiares que la hicieron ayunar durante siete días. “La golpeaban y le decían ‘renuncia a Dios, renuncia a Dios’, dijo. Así la iniciaron en la secta. Hace dos años “se escapó de las garras de margota” y le pidió ayuda a la Policía, pero como era inmigrante ilegal no hicieron nada. La internaron en el hospital. El diagnóstico fue depresión. Como pudo volver al Ecuador y a la casa de sus padres en Portoviejo, pero no era la misma. “Desde que regresó ella está mal”, dijo la señora. Por su estado, Érica fue internada en el hospital Lorenzo Ponce de donde fue dada de alta hace un año. Se recuperó durante unos meses y se tranquilizó. Comenzó a asistir a la iglesia evangélica, pero con el paso de los días comenzó a empeorar su situación “hasta que ahora último se ha puesto muy agresiva y nos ataca”, dijo Lina Castro, quien indicó que hace un tiempo intentó victimarla con un cuchillo. Al momento tiene diez días sin comer. Érika manifiesta que es Margoth quien le ordena y obliga a que ayune. “Escupe la comida, bota la leche, el agua, me cachetea. Yo estoy atemorizada y no se que hacer”, expresó llorando la mamá, quien no sabe qué hacer y solicita ayuda de religiosos para salvar a su hija. Ayer, Érika quiso ahorcar a su hija de seis años e intentó lanzarla desde el balcón, a un piso de altura. Durante la presencia de reporteros de El Diario, Érika comenzó a decir frases incoherentes mientras sus ojos quedaban en blanco. En un momento se levantó y atacó a una vecina, a quien lanzó contra el piso y la agarró del cabello, además de arañarla en los brazos. Todos los familiares, por temor, se pusieron a buen recaudo. Afortunadamente, regresó a su habitación donde comenzó una especie de danza, antes de caer en un letargo en el que seguía dando muestras de estar poseída por un espíritu maligno. ERA NORMAL Según la mamá, Érika era una chica normal. Laboró desde que tenía 14 años. Trabajó en un laboratorio farmacéutico en Guayaquil y como impulsadora en Quito. SECTA SATÁNICA Era muy activa muy sana, todo fue por irse a España y conocer a esa mujer que se le cruzó en el camino y la metió en una secta satánica. PIDE AYUDA Lina Castro, madre de Érika, está solicitando ayuda de grupos religiosos. EXORCISMO Pide que se exorcice el espíritu que se habría apoderado del cuerpo de su hija.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala