Actualizado hace: 49 minutos
Jorge Maldonado F.
Educación y capacitación

Uno de los temas que, seguramente, será parte de las discusiones en la Asamblea Constituyente, será la educación y, consecuentemente, la capacitación. La Constitución actual establece la obligatoriedad de la educación hasta el décimo grado, es decir hasta completar el ciclo básico. Desde luego, en los nueve años de vigencia del cuerpo jurídico no se ha avanzado en su aplicación, por lo que la norma se convierte en una declaración de intenciones. En este período ha seguido creciendo el número de analfabetos…

Miércoles 24 Octubre 2007 | 22:03

Es que, para ser obligatoria, la sociedad debe contar con suficientes establecimientos, adecuadamente ubicados para que sean accesibles a todos los estudiantes. No puede serlo, si en el período de inscripciones en escuelas y colegios, las madres o los representante, tienen que madrugar para buscar un turno que posibilite la inscripción de sus hijos. Si las exigencias en cuanto a útiles y uniformes, exceden las posibilidades de pago de los padres, sobre todo cuando la familia tiene varios estudiantes que atender. Ahora, parece que se impone la tendencia de ampliar la obligatoriedad hasta el bachillerato. Tendrá el Estado que realizar un verdadero sacrificio económico para crear establecimientos educacionales para todos los jóvenes en edad de estudiar. La discusión se centra usualmente en el tema cuantitativo; contar con acomodación para todos quienes quieran estudiar; no se discute sobre las condiciones cualitativas de la educación, donde se encuentran las mayores falencias. Nuestros estudiantes leen muy poco y casi siempre por obligación; se pierde así ese gran instrumento de ampliación del conocimiento que constituyen los libros. Las evaluaciones en Matemática dan resultados deficitarios, sobre todo cuando se trata de analizar problemas y seleccionar alternativas de solución, lo que significa que hay poco entrenamiento para pensar. No se ha logrado aún la indispensable coordinación entre el nivel superior y el nivel medio, en cuanto a contenidos y es frecuente que los bachilleres necesiten un período de preparación para acceder al primer año de universidad. Y, a pesar de que el bachiller, casi siempre, se gradúa con 18 años de edad –es decir la edad que lo autoriza a participar en la vida pública del país- hay un desconocimiento casi total de la legislación básica, de la organización del Estado, de los derechos y obligaciones del ciudadano. Todo eso habrá que mejorar y, para lograr resultados permanentes, será necesario también establecer la obligación de capacitar a la fuerza laboral en forma permanente y progresiva, lo que también podría ser contenido constitucional si se considera esa capacitación un nuevo derecho de los trabajadores y la obligación de los patronos. Hay mucho que decir en torno a la educación y el contenido constitucional, lo que seguramente será analizado por quienes irán a la Asamblea, para entregar al país la norma suprema de la República, para muchos años…. "Hay mucho que decir en torno a la educación"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala