Actualizado hace: 1 hora 29 minutos
Thalía Cedeño Farfán | taliaced@hotmail.com]
Muertes por intoxicación

Entre las muchas causas de muerte por intoxicación está aquella que se produce por inhalación del monóxido de carbono. Hasta aquí conozco de cerca la muerte del hijo de un periodista mientras se duchaba para ir al colegio, en la mañana; la de una perrita de una amiga que, mientras atendía una visita, decidió guardarla en el cuarto de máquinas; y, la más cercana, en Quito, de dos niños menores que se preparaban para bañarse y luego ir a la iglesia con sus padres. Conocemos por las noticias que el cuadro fue dramático, pues los padres de los menores, miembros de una iglesia cristiana, ignorando las causas por las que sus hijos y ellos empezaron a sofocarse, a vomitar y finalmente a asfixiarse, creyeron que eran atacados por fuerzas extrañas, diabólicas, y a lo único que atinaron fue a llamar a su Pastor, quien, aunque parezca caricaturesco y anecdótico, trató de exorcizarlos, con el balance final de dos niños muertos y los otros cuatro miembros de la familia hospitalizados y en la cárcel por presunto filicidio.

Domingo 21 Octubre 2007 | 21:05

Este tema debe llamarnos a la reflexión: muchas veces por su bajo costo instalamos en casa servicios que son peligrosos y hasta impredecibles. Es el caso del famoso aparato para calentar agua para el baño con gas, el mismo que por mal procesamiento del material de combustión que utiliza, produce monóxido de carbono (CO) -gas inodoro, incoloro, inflamable y altamente tóxico- que, al escapar y ser inhalado, consume el oxígeno y produce la muerte por envenenamiento en pocos minutos. La única forma de sobrevivir es respirando oxígeno puro. Los vendedores de estos aparatos aseguran que si está colocado fuera del hogar no pasa nada, es decir que si emite gases lo hace hacia el exterior y de esta manera se diluye en el aire. Pues, no, deberían prohibirse adentro o afuera por los gases venenosos que emiten en determinado momento. Si dentro de casa el peligro es mayor no lo es menos afuera, pues no moriremos de inmediato como los niños y el perro de marras, sino lentamente. Defendamos más al medio ambiente, no pongamos en riesgo nuestras vidas y la de nuestros cercanos amigos los animales; digamos NO a los aparatos deficientes de la tecnología actual. En casa tengo ducha eléctrica y no consume mucha energía, por lo tanto su costo es bajo y tengo agua caliente cuando deseo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala