Actualizado hace: 6 horas
Los del apostolado
Los del apostolado
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Jueves 26 Marzo 2020 | 04:00

Una de las leyes de la vida sostiene que el ser humano nace, se reproduce, crece y muere. En ese trayecto no le queda más que aprender un oficio, adquirir una profesión o realizar un trabajo, que le permita contar con dinero, que le alcance al menos para lograr sobrevivir, por supuesto me refiero a quienes no tienen la suerte de llegar a la vida ya provisto de una herencia patrimonial.

 Una de las leyes de la vida sostiene que el ser humano nace, se reproduce, crece y muere. En ese trayecto no le queda más que aprender un oficio, adquirir una profesión o realizar un trabajo, que le permita contar con dinero, que le alcance al menos para lograr sobrevivir, por supuesto me refiero a quienes no tienen la suerte de llegar a la vida ya provisto de una herencia patrimonial.

Respondiendo a esa dialéctica de la vida, cada día los avances de la ciencia y las tecnológicas exigen más conocimientos competitivos, por supuestos para quienes entienden que en la medida que se esfuerza por adquirir una profesión, nos les faltaran los recursos básicos para vivir en bienestar, a pesar de la falta de políticas estatales, para crear empleos por un lado y, por otro, a pesar de que el mundo es injusto: mientras a muchos les falta, a pocos les sobra.
En ese contexto social, escoger una profesión como la razón de la vida, es un acto de conciencia, a veces se acierta y en otro no, muchas veces se tiene que recurrir a otra fuente de trabajo, muy distante de la estudiada y en esa línea los padres de familias no siempre se involucran, las universidades hacen poco por orientarlos científicamente, las demandas reales del campo ocupacional y los gobiernos no aciertan, solo atinan a la politiquería como signo de poder.
Existen profesiones y trabajos que conllevan un verdadero apostolado, donde quien la estudió y adquirió una licencia o titulación para ejercerla, tiene que estar consciente de que, de ella, no solo va a lucrar y explotar a sus semejantes, aunque muchos lo hacen y eso como el virus va corroyendo a los demás, bajo el argumento injustificado “de que porque el otro y yo no”.
Por eso hoy día, cuando estamos viviendo una pandemia, por el brote incontrolado del COVID-19, hay que recordarle a la sociedad, especialmente a los gobernantes, que quienes están en primera línea de combate en esta “guerra” epidemiológica (médicos, enfermeras, policías, militares, agricultores, pescadores, periodistas, etc.), no solo viven de palmadas, de aplausos o de medallas. 
Eso, si bien cierto es un estímulo que no está de más, el reconocimiento que verdaderamente necesitan es el incentivo, que se debe evidenciar en recursos de trabajos, materiales tecnológicos, seguros de vida y una remuneración adicional a lo que perciben. 
¡Por Dios, se lo merecen!
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: