Actualizado hace: 6 minutos
Vanessa Rodríguez Egüez
Parásitos y la vivienda digna

Detrás de la película “Parásitos”, galardonada con el Premio Óscar a la Mejor Película 2020, se esconde un interesante tema de vivienda, que hoy quiero analizar.

Jueves 27 Febrero 2020 | 04:00

 La película muestra dos extremos de casas habitadas por ricos y pobres.  La primera, la de los ricos, es una casa amplia, iluminada, diseñada por un arquitecto famoso, en donde cada integrante de la familia tiene su propio espacio y hasta los perritos tienen un enorme patio para jugar. ¡Todo un sueño!  

La segunda, la de los pobres, tiene un solo ambiente, recibe poca luz, está en un subsuelo, apesta, el baño está a la vista de todos y se inunda cuando llueve. El segundo tipo de vivienda es muy común en Corea, se llama semisótano y es un pequeño espacio en donde puede vivir una familia completa.  Cuando digo que es un pequeño espacio, me refiero a que es realmente pequeño.  Digamos, por ejemplo, que una de estas casas puede medir, 18 metros cuadrados, lo cual es algo así como la tercera parte del tamaño de una de las casas otorgadas por el gobierno. Ahí, en 18 m2 puede vivir, o bueno, intentar vivir, una familia de 4 personas. ¡Un infierno! 
Frente a todo esto, usted pensará, ¿qué tiene que ver la casa de una familia pobre coreana con Ecuador? 
En nuestro país, la Constitución reconoce que las personas tenemos derecho a una vivienda adecuada y digna. Para que una vivienda sea adecuada y digna, debe tener varias características, por ejemplo: suficiente calidad y cantidad de agua, acceso al sistema de alcantarillado, buena calidad de materiales de construcción, que no se encuentre ubicada en zonas de riesgo, seguridad en la tenencia. Pero además, y tal vez lo más importante, es que una vivienda adecuada debe permitir a sus habitantes vivir en seguridad, paz y dignidad. Vale la pena decir, también, que el derecho a una vivienda adecuada y digna no implica de ninguna manera que el Estado tiene la obligación de regalar viviendas a todos los ciudadanos, sino que debe crear las condiciones para que las personas puedan vivir de la mejor forma posible.
Claramente la película “Parásitos” muestra que las condiciones extremas en las que vive la familia pobre no garantizan el derecho de una vivienda adecuada y digna. Pero, ¿pasa lo mismo en Manabí? Yo creo que muchas de las familias más pobres de nuestra provincia, tampoco viven con dignidad, porque sus casas están en zonas inundables o no cuentan con agua ni alcantarillado.  Cuando hablamos de vivienda, no hablamos únicamente de cuatro paredes y un techo, tampoco de una mercancía; hablamos del derecho a vivir con dignidad y eso es un desafío en el que aún necesitamos trabajar como sociedad. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: