Actualizado hace: 3 horas 22 minutos
Enrique Delgado Coppiano
Recambios generacionales

Se siente y nota con mucha fortaleza, no solo en nuestro país sino en toda la América Latina, una oleada que podríamos decir positiva, con voces y planteamientos provenientes de multitudinarios conglomerados jóvenes, mujeres y varones, que tienen un denominador común: quieren ser parte activa de todo lo que ocurre en sus sociedades aportando con sus conceptos y experiencias para mejorar el desenvolvimiento socioeconómico de una mayoría que hoy, indudablemente, tiene peso decisivo en el transcurrir de toda sociedad.

Domingo 23 Febrero 2020 | 04:00

Los gobiernos actuales tienen, inteligentemente, que aprovechar esta coyuntura, para acercarse a esa masa pensante y con diálogos serios y abiertos recoger lo positivo de sus planteamientos y acciones para transformarlos en instrumentos que mejorarán su gestión. Los grupos congresiles, especialmente, deben lograr incorporar en las leyes nuevas reglas democráticas que se expidan y que deben de muchas formas coincidir con las aspiraciones de esas legiones, cuyos cerebros miran desde otros ángulos los conflictos de las masas y consideran que si hay avances serios y posibles que deben constituirse en leyes, abarcando todos los estratos ciudadanos ya citados. Comisiones parlamentarias serias, con criterios democráticos reales, deben tener en sus creaciones legislativas a las mayorías y minorías que deben estar representadas en un vivir unificadas con criterios y disposiciones legales que envuelvan a todos los que nacimos, crecimos y creemos que las leyes justas deben de recoger todas las opiniones de quienes conformamos el verdadero Estado del pueblo y para el pueblo.  Todos tenemos que incorporarnos en la tarea de lograr objetivos que protejan a niños, niñas, mujeres, jóvenes y familias; exigir que los poderes fundamentales que nos rigen aceleren los proyectos respectivos marchando mancomunadamente en hacerlo y las provincias y Patria lo agradecerán, a la vez que respaldarán todo aquello que sea prontamente aplicado como leyes en un país que hoy lucha por días mejores.  Obrando de esta manera, con toda seguridad, en muy poco tiempo se observará que estamos entre nosotros entendiéndonos en formas positivas, con lo que se evitará que se produzcan enfrentamientos que solamente traen discusiones y pérdidas en todo sentido que, así mismo, afectan a muchas personas.
Ese es el norte. Hacia allá debemos avanzar.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala