Actualizado hace: 3 horas 7 minutos
Adultos mayores no deben trabajar
Adultos mayores no deben trabajar
Por: Isabel Vinueza García

Viernes 21 Febrero 2020 | 04:00

La honra, respeto y consideración que les debemos a nuestros adultos mayores debe convertirse en política de Estado.

 Lamentablemente, la mayoría de adultos mayores en Ecuador viven en situación precaria.

Es muy común ver ancianos  trabajando, sobre todo en las calles, vendiendo cualquier cosa para sobrevivir, a veces cargando carretas o acarreando mercancía pesada, y  es peor cuando el policía municipal le quita o le tira su único sustento. Infrahumana grosería, cuando lo más lógico sería que una persona trabaje hasta los 60 años máximo. Escenario desdichadamente injusto.
Y si analizamos un poco más a fondo, son personas que por lo general no han tenido estudios ni buenos empleos y, peor, algún seguro de vida, por su discapacidad de pagos. Y si acaso el anciano quiere asegurarse en el IESS, tiene que pagar en promedio 70 dólares mensuales por el lapso de 10 años para poder jubilarse, cuando el gobierno debería pasarles una mensualidad por el solo hecho de pertenecer a la tercera edad.
Existe la falta de garantías de condiciones socioeconómicas  mínimas y suficientes  para una supervivencia digna de nuestros mayores. Si el gobierno no está entregando bonos a personas necesitadas y desempleadas como lo hacen en otros países, entonces lo menos que podrían hacer es entregar una bonificación o jubilación digna a personas de la tercera edad, con especial enfoque en los más humildes. Está bien que apoyen a los extranjeros, pero que primero atiendan a los ecuatorianos. Una vez satisfechas las necesidades de los propios, entonces sí pueden encargarse de atender a extranjeros.
También nos referimos a los hijos. La Biblia dice: “honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen y te vaya bien en la vida”. La Biblia no dice que si tus padres son o eran malos los trates mal, o si eran buenos los trates bien. No. Sólo dice que los honres, no importa cómo hayan sido. Honrar a nuestros padres viene a convertirse en un beneficio más  para nosotros mismos, que para nuestros padres.
Se debe de impulsar un trato digno y de equidad por los adultos mayores, además el solo hecho de ser mayores ya se merecen todo nuestro respeto y consideración porque llevan más camino recorrido. 
Ojalá el gobierno y las entidades competentes tomen cartas urgentes en este asunto vilipendiado y no tengamos que vivir la exacerbada realidad de tener que ver ancianos trabajando por mendigar un pan. Que se constituya en política pública, resarcir y brindar todo tipo de apoyo a nuestros adultos mayores.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: