Actualizado hace: 7 minutos
Douglas Vaca Vera
20-20: ¡Vencer o morir!

Hablo por la generación manabita y ecuatoriana del año 1939, y que por el año 1960 estábamos cumpliendo alrededor de 20 años de edad. En el año 1959 se produjo en América Latina un cambio social que estremeció nuestro continente y el mundo: la revolución cubana, bajo la dirección de Fidel y el Che (Ernesto Guevara de la Serna).

Lunes 10 Febrero 2020 | 04:00

 

Nosotros, jóvenes idealistas y estudiantes de nivel secundario, consideramos que debíamos seguir ese ejemplo de aprender las prácticas militares. Por eso ingresamos a cumplir la conscripción, por un año, en la Unidad Militar radicada en Portoviejo. Calculamos entonces que tal vez, después de 60 años de lucha y organización, llegaríamos a lograr el cambio económico y social que necesitaba nuestro país y el continente; es decir, tal vez en el año 2020 y con la consigna: ¡Vencer y morir!
Y precisamente, han pasado los 60 años o 6 décadas y nos encontramos que, tanto el “capitalismo salvaje” como el “socialismo del siglo XXI”, han fracasado. La corrupción económica y política ha destruido nuestras sociedades, y nos da pena, el Ecuador de hoy. Por eso, se impone el gran cambio para salvar, no solamente la humanidad, sino también, el planeta que habitamos.
Sabemos que el año 1820, junto con Guayaquil, logramos la primera Independencia política. Ahora, 200 años después, ha llegado el momento de: “Vencer en la lucha para morir con dignidad”.
Ya somos octogenarios, pero los ideales de nuestra juventud están intactos, igual que muchos de nuestra generación y de las nuevas promociones. Existen ya en el planeta las nuevas condiciones para la gran transformación económica, educativa y social. Hasta el “coronavirus” nos está dando la gran ocasión para organizar un movimiento universal para desterrar definitivamente las grandes enfermedades que produjo el actual sistema. Es la hora de “Vencer o morir”.
Ahora ya somos un “planeta global”. Por lo tanto, deben terminar las súper potencias. Ni Estados Unidos, ni Rusia, ni China, ni los países árabes, ni nadie que pretenda ser superior a otro, porque no hay razas superiores, eso terminó con Adolfo Hitler.
También hay que eliminar urgente, la distribución desigual de la riqueza porque la humanidad es una sola y nadie debe padecer hambre ni sufrir desigualdad o discriminación.
Hay que iniciar la edificación de la nueva humanidad y debemos empezar en cada uno de nuestros hogares; en los barrios, en los hogares, en las ciudades, en los continentes y en el mundo. Poner fin a las guerras atómicas y compartir todos la riqueza universal. Así como el mundo está luchando contra el coronavirus; de igual manera debemos luchar por la nueva humanidad.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala