Actualizado hace: 39 minutos
Walter O. Andrade Castro
Manabí y las elecciones

Como las elecciones están a un paso, a la vuelta de la esquina, como se suele decir, los políticos están nerviosos, unos, agitados, otros, pero todos frenéticos en una carrera sin fin para captar nuestros votos y llegar al poder, que es donde está la miel. Para ello, sin descanso, a tiempo completo, 24/7 como las farmacias que nunca cierran, golpean la puerta de todos, organizan fiestas, asambleas, concentraciones con los más diversos grupos, con la firme convicción que de allí, de esas reuniones, como si fueran magos con el sombrero de copa en sus manos, sacarán los votos para llegar donde aspiran.

Lunes 10 Febrero 2020 | 04:00

  Y repiten las ofertas de siempre, las promesas que nos han dicho por décadas y que ha permitido que una y otra vez caigamos en el error. Probablemente lo hacen,  pensando que las  elecciones, para cualquier pueblo, son, en estricta teoría, un canto a la esperanza  -a quién no le gusta tenerla-  por alcanzar mejores días.  

De este tipo de políticos, de los que prometen y no cumplen, de los que se burlan paladinamente de sus intereses sin que se les mueva un pelo,  de los que creen que con palabras y no con hechos es que se satisfacen necesidades, Manabí, creo yo,  ya está cansada. Necesita de otros, con diferente visión, que observen lo de lejos, pero también lo de cerca, en otras palabras, que miren el “bosque y no sólo el árbol”.  Que abracen sus causas con pasión, que no transen con el poder - sea quien sea que lo ejerza - cuando de defender a la provincia se trata. Que se muestren irreverentes, aún a riesgo de lucir y parecer descomedidos, con aquellos que de una u otra forma trafican con nuestras necesidades, presentando una y mil excusas para no realizar o ejecutar tal o cual obra, y hacerlo sin importar la cara, es decir con todos los que se dan modos para detener el avance, tradicionalmente parsimonioso, de la provincia, de nuestras ciudades, en un país  también parsimonioso,  lento!
Manabí entonces, requiere de políticos con conceptos claros y metas definidas para escalar peldaños a su desarrollo mirando el mundo de hoy.  Nuestros legisladores, por ejemplo,  pueden y deben ayudar a crear las condiciones para que el crecimiento de la provincia no se trabe ni se enrede: crear leyes que la beneficien es una de sus tareas como también lo es luchar a brazo partido contra el centralismo que tiene el control de los fondos. Por tanto cuando llegue el momento de escoger, votemos por estos políticos. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala