Actualizado hace: 3 horas 46 minutos
Edwin Delgado Armijos
Energía y conflictos

El descubrimiento del fuego permitió la preparación y aprovechamiento de la comida, dio luz. Su utilidad fue un gran salto evolutivo para el desarrollo de nuestros antepasados, que condicionaría el progreso de la humanidad.

Domingo 26 Enero 2020 | 04:00

Aportó fuentes de calor que, entre otras cosas, logró espantar a los animales, gérmenes. Los evolucionistas afirman que, al cocer los alimentos, especialmente la carne, fueron aumentando los nutrientes que consumía, concomitantemente se fueron dando cambios en el cerebro. 
La metalurgia del hierro sólo fue posible por el carbón vegetal, al igual que hizo posible la fundición del cobre, dos elementos claves para la conquista de muchas ciudades entre las civilizaciones antiguas.
Las guerras por el estaño, cobre, hierro, estaban dadas por poseer armas que eran más fuertes, accediendo al uso de espadas, escudos, armaduras que hicieron posible la expansión de imperios. Tal como lo recoge la historia en la edad antigua, media y moderna.
Mientras que el carbón mineral hizo posible la revolución industrial, sirvió de alimento para la máquina de vapor, sin este material no hubiese podido desarrollarse el motor de combustión externa. Y con ello los cambios que se dieron alrededor del mundo. La incipiente nación norteamericana pudo expandirse gracias al tren que era propulsado por este tipo de carbón.  El petróleo nos dio el carro, la necesidad de desplazarse hacia muchos lugares llevó al ser humano a utilizar su inventiva para crear automóviles. Benz en Alemania, Ford, Chrysler, los hermanos Dodge en Estados Unidos dieron impulso a una industria que cambiaría el mundo.  
Japón atacó a Estados Unidos por el petróleo, Pearl Harbor fue el detonante para que la nación atacada entrara a la segunda gran guerra.  El descubrimiento de petróleo en Oriente Medio llevó a las potencias occidentales a ofertar tecnología para su extracción. El sistema energético actual está basado en el uso masivo del petróleo, con la ya desarrollada industria petrolera su procesamiento otorga mucho poder a quien lo posee. Tomar posiciones para poder extraerlo y comercializarlo es algo que mueve a los países poderosos.
Los ejemplos arriba citados sirven para ilustrar cómo la energía existente en la naturaleza ha llevado al desarrollo de la humanidad. Pero también tiene implícito guerras y conflictos.
El comportamiento humano por obtener el poder de la energía lo lleva a cometer cruentas acciones para poder tenerlo. Las vidas humanas literalmente no tienen valor, y al ser aniquiladas sirven como detonantes para los conflictos.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala