Actualizado hace: 2 horas 52 minutos
Oswaldo C. Vélez OrtIz
Bonos y pobreza

A partir de cierta época, los Gobiernos de turno cubren equivocadamente “el pago de la deuda social” regalando bonos, casas, etc., volviendo de esta manera ocioso y vago al pueblo que las recibe, a cambio, desvergonzadamente, de votos, sin considerar el daño moral y social que hacen a ese hombre al que mal enseñan a que no trabaje y a recibir dádivas por empeñar su conciencia.

Domingo 26 Enero 2020 | 04:00

Este mal concebido pago social ha llevado a que el país tenga un enorme hueco fiscal, endeudándose cada vez más, sin visos  de solución de pago, porque tenemos un petróleo comprometido a bajo precio, crecimiento económico nulo, pues nadie quiere invertir debido a tanto impuesto, que a final de cuentas el pueblo es el que tiene que pagar.
En su afán electorero, no toman en cuenta que las regalías que se entregan a cambio de obsecuencia son un gasto sin retorno, que aumenta con el pasar del tiempo, ya que las necesidades insatisfechas por falta de trabajo nunca terminan, siendo cada vez más los que reclaman, pero se niegan a contribuir con el pago de impuestos.
Cuando se les pide o se requiere que cumplan, responden con protestas, asaltos, quema de instituciones y porque se los reprime para evitar el vandalismo, se quejan, porque no se les permitió que siembren más caos y destrucción.
Se podrá cambiar ministros y autoridades monetarias, pero mientras no se cambie la equivocada política de atacar al empresario que genera empleo, producción, riqueza, haciendo creer que la pobreza es la mejor manera de vivir, el país irá a la ruina, como está ocurriendo; más aún, con la exportación de miseria que recibimos de Venezuela que a más del espectáculo desagradable que se ve en las calles y plazas, aumentan  la desocupación y delincuencia. 
El Gobierno debe fomentar las inversiones para explotar el turismo, dar valor agregado a nuestros productos agrícolas, aprovechar las fuentes hídricas para aumentar la superficie cultivable, eliminar tanto subsidio o reducirlos, pero no como equivocadamente se lo hizo con la gasolina súper, que el 90% de los consumidores pasó a comprar gasolina eco o extra, complicando más la situación. Debe evitarse el turismo oficial a todo nivel. Solo la inversión va a generar utilidades y trabajo, para lograrlo deberá eliminarse el impuesto  a la salida de divisas porque nadie invertirá cuando al sacar sus utilidades o capital tiene que pagar el  5%. Corrijamos estos absurdos, sin pensar en réditos políticos, siendo creativos para generar empleo, con lo que se restituirá el amor propio de los ciudadanos y ya no tendrá que mendigar bonos o regalías porque  tendrá dónde trabajar para vivir dignamente.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala