Actualizado hace: 1 hora 30 minutos
Jorge Luis Bowen Loor
El negocio de la dolarización

La República de Ecuador decretó el 22 de marzo de 1884 el nacimiento del sucre y a consecuencia de la supuesta crisis económica anunciada por el entonces presidente Jamil Mahuad Witt, el 9 de enero del 2000 anuncia la dolarización, para que luego de nueve meses, asumida la presidencia de Gustavo Noboa Bejarano, se decretara la muerte del sucre, el 9 de septiembre del 2000.

Jueves 23 Enero 2020 | 04:00

 La República de Ecuador decretó el 22 de marzo de 1884 el nacimiento del sucre y a consecuencia de la supuesta crisis económica anunciada por el entonces presidente Jamil Mahuad Witt, el 9 de enero del 2000 anuncia la dolarización, para que luego de nueve meses, asumida la presidencia de Gustavo Noboa Bejarano, se decretara la muerte del sucre, el 9 de septiembre del 2000.

Desde entonces, Ecuador pasó a ser uno de los países más caros de Latinoamérica y el mundo. Los dos principales ingresos de Ecuador y de los que se benefició el gobierno de la Revolución Ciudadana fueron la bonanza petrolera (gran parte negociado con China) y las remesas de los migrantes.
20 años después, es “casi imposible” abandonar la dolarización vigente porque existen contratos con cláusulas que benefician a los firmantes y, a los intereses que hay entre políticos, grandes empresas y de multinacionales que se aprovechan de manera directa e indirecta con la moneda norteamericana.
El costo de la canasta básica en Ecuador, a partir de la dolarización, ha tenido un continuo crecimiento. En el año 2000 fue de $ 253 y a diciembre del 2016 subió a $ 700,96. En el 2017 fue de $ 701,93. En el 2018 se ubicó en $712,66. Y en el 2019 fue de $ 714,47. Con estos datos no se puede engañar y maquillar la economía ecuatoriana, la dolarización ha ilusionado a unos y embobado a otros.
Mientras crecen las ciudades y la dolarización continúa, la inflación empobrece a las clases más desposeídas y se sobrevaloran inmuebles, propiedades y la vida misma. 
La economía dolarizada de Ecuador se logra mantener por las remesas de los migrantes, ya que el dólar circulante en el país solo es suficiente para mantener el mercado financiero de bancos y cooperativas. Por otro lado, la mayoría de las transacciones no tienen problemas, porque con el lavado de activos permite ese flujo para crecer y mantener el sistema económico de Ecuador.
Los ecuatorianos deben conocer que el problema de la economía dolarizada es por ser un país muy dividido. El centralismo ha jugado un papel basado en mecanismos de poder, haciendo de la dolarización un gran negocio, que sobrevalora la obra pública, servicios, productos y endeuda más al Estado. 
Con el comportamiento egoísta y estratégico de los asambleístas, políticos incultos, han hecho prácticamente imposible poner en práctica una nueva política monetaria que favorezca a los sueldos y salarios de la clase trabajadora como también al poder adquisitivo de todos los ecuatorianos.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala