Actualizado hace: 6 minutos
Galo Grijalva May
Portoviejo a escala humana

Mucho se ha hablado acerca de tener un cantón a escala humana. El II Foro Internacional de Planificación Urbana, desarrollado en Portoviejo el pasado mes de noviembre, reunió a un grupo de expertos del más alto nivel científico en lo referente a la ordenación del territorio.

Miércoles 22 Enero 2020 | 04:00

Exponentes de España, Colombia, Ecuador, representantes de la UNESCO, concordaron en algo: “Se constituye un verdadero deber del Estado generar espacios públicos para la sana convivencia y el esparcimiento, contribuyendo a la salud física y mental de los habitantes, permitiendo la inclusión y la sostenibilidad de los aspectos culturales y tradicionales”.
De esto se trata cuando se habla de una ciudad a escala humana en donde la sostenibilidad no es una utopía, donde la accesibilidad inclusiva se convierte en una práctica cotidiana, en donde la paz y la armonía son elementos fundamentales de la convivencia social, y es justo hacia allá donde se proyecta Portoviejo.
Uno de los aspectos más importantes cuando se habla de ciudades inclusivas, desarrolladas o de primer nivel, es la seguridad. Esta engloba un sinfín de dimensiones sociológicas, ya que para vivir en armonía y alcanzar la felicidad es importante sentirnos seguros. Esta es una de las tareas fundamentales del proyecto Portoviejo a Escala Humana y lo que se comenta a vox populi: “lo mejor está por venir”, hoy, es casi una realidad.
Portoviejo hoy es un referente regional de este modelo de ciudad, buscando en cada accionar exaltar la importancia del ser humano, no como medio para la consecución de objetivos, sino como el fin hacia el cual se están orientando todos sus esfuerzos. 
La movilidad es otro de los “ingredientes” que componen la receta para alcanzar una ciudad a escala humana, ya que uno de los problemas más grandes que encontramos en las grandes urbes es la movilidad, las prolongadas horas de traslado en las vías, el colapso del tránsito, y a ello se suma la falta de espacio físico para el esparcimiento.
A modo de conclusión, es plausible el accionar de la administración municipal, sin embargo, constituye un deber ciudadano el contribuir a la consecución de los objetivos enmarcados en convertirnos en una ciudad amigable para el ambiente, atractiva para el turista, segura, inclusiva y accesible para todos, así que es nuestra tarea aportar con acciones simples pero eficientes para vivir en la mejor ciudad de Ecuador, una Ciudad a Escala Humana.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala