Actualizado hace: 40 minutos
Joven de 17 años descubre un planeta en su tercer día en la NASA

Domingo 19 Enero 2020 | 11:30

En su tercer día de prácticas en la NASA, Wolf Cukier, un estudiante de 17 años, descubrió un planeta a 1.300 años luz de la Tierra.

Cukier se unió al Centro de Vuelo Espacial Goddard en Greenbelt, Maryland (EE.UU.), como becario de verano, tras terminar su tercer año en la escuela secundaria de Scarsdale, en Nueva York. 
Su trabajo consistía en examinar las variaciones en el brillo de las estrellas fotografiadas por el satélite TESS, que se dedica a la “caza” de planetas extrasolares. 
Esa técnica, llamada de tránsitos, descubre nuevos mundos al disminuir el brillo de su estrella cuando se pasean (transitan) por delante de ella.
Cukier se percató de una señal de un sistema llamado TOI 1338. “Al principio pensé que era un eclipse estelar, pero era incorrecto. Resultó ser un planeta”, afirma. 
“Tenía un montón de datos en mis notas ese día”, señala el joven a ABC news. “Pero cuando vi este, puse 10 asteriscos al lado”. Tuvo un ojo excelente. 
Los investigadores que trabajan con los datos de TESS confirmaron que se trata de un mundo que gira alrededor de dos estrellas, el primero de este tipo que descubre la misión. 
Llamado TOI 1338 b es aproximadamente 6,9 veces más grande que la Tierra, entre los tamaños de Neptuno y Saturno. Sus dos estrellas orbitan entre sí cada 15 días. 
Una es aproximadamente un 10% más masiva que nuestro Sol, mientras que la otra es más fría, más tenue y tiene solo un tercio de la masa de la nuestra. 
El planeta orbita en casi el mismo plano que las estrellas, por lo que experimenta eclipses estelares regulares. 
El hallazgo fue presentado en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Honolulu y un artículo, en el que Cukier aparece como coautor junto con científicos de Goddard, la Universidad Estatal de San Diego, la de Chicago y otras instituciones, ha sido enviado a una revista científica.
Los planetas que orbitan dos estrellas son más difíciles de detectar. 
Los tránsitos de TOI 1338 b son irregulares, entre 93 y 95 días, y varían en profundidad y duración gracias al movimiento orbital de sus estrellas. TESS solo ve los tránsitos por delante de la estrella más grande. 
Los de la pequeña son demasiado débiles para ser detectados. Por eso, aquí el ojo humano es muy importante.
Esa es la razón por la que Cukier tuvo que examinar visualmente cada tránsito potencial. 
El joven, fanático de Star Wars, entrega que vio el final de su saga en días pasados en las salas de cine de todo el mundo, espera que este sea el comienzo de una carrera en la astronomía. No puede haber empezado mejor con el descubrimiento de su primer planeta en la NASA.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala